Ir al contenido principal

La familia: obstáculo o soporte

Cuando una persona ingresa en prisión, se la aparta temporalmente de la sociedad, de la familia, de los amigos,...

Tal separación física y emocional no es absoluta. Además de las comunicaciones telefónicas y escritas, existen comunicaciones orales, familiares e íntimas en las que se facilitan el contacto verbal y/o la proximidad con sus seres queridos.
La frecuencia de estos encuentros suele ser semanal para las comunicaciones orales o "por cristales", y mensuales para las demás, es decir, las familiares e íntimas o "vis a vis".

Son derechos contemplados en la Ley Orgánica General Penitenciaria y en el Reglamento Penitenciario, ya que como objetivos últimos, se persigue la reeducación y resocialización de las personas privadas de libertad, objetivos difíciles de llevar a cabo sin el apoyo de una sólida red social y familiar (para otro momento dejaré la institucional).

Estos encuentros, tan deseados por el interno y la familia, pueden resultar negativos al tratamiento si no se preparan y trabajan con anterioridad. Es cierto que tener una entrevista con la familia supone a veces, un ejercicio de malabares para ajustar fecha y horarios con la agenda de tus propios compañeros (en la prisión en la que trabajo tenemos un solo despacho de atención al público), a lo que hay que añadir las dificultades de desplazamiento del familiar en cuestión, ya que las prisiones, por lo general, se encuentran alejadas de los núcleos urbanos y abarcan población de toda la provincia. Sin embargo, buscar el espacio y el tiempo para la familia resulta esencial.

Son muchos los casos, en los que la comisión del delito, ha tenido como principal motivación una situación económica familiar deficitaria. A menudo, el hombre, que siempre ha ejercido en la familia en cuestión el rol de único sostenedor económico, ve en el acto delictivo una salida rápida y efectiva.

Ante esto, la familia tiende a minimizar el delito, exculpar al interno y reforzarlo. Al fin y al cabo, lo único que le movió fué la necesidad de cuidar de su esposa e hijos, es decir, el amor a su familia. Una familia que, a su vez, se siente responsable de la reclusión del interno. Romper ese círculo no es fácil y establecer un vínculo positivo con el interno y la familia tampoco. No obstante, poco podremos trabajar si no es teniendo en cuenta este hecho.

Hacer participe a la familia en la reinserción del interno en prisión y prestar atención a los mensajes que emitan, va a condicionar la futura reinserción del interno. Al fin y al cabo, los discursos de la familia son más influyentes que los nuestros o, cuando menos, van a enfatizarlos.

Queramos o no, y sobre todo en los momentos iniciales, nos van a percibir como representantes de la institución que los tiene recluidos más que como profesionales de ayuda, pero eso ya para otra entrada.



Por Elena Salinas
Trabajadora Social del C.P. Almería y compañera

Comentarios

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

El mito de la pastilla de jabón que siempre termina cayéndose...

Este post es el fruto de un vis a vis entre diferentes perspectivas sobre un mismo tema, la de una sexóloga y la mía.

 La cárcel es un medio dicotómico en cuanto a la sexualidad se refiere. Por un lado es un inmenso caldo de cultivo para las bajas pasiones, y sin embargo, el régimen penitenciario es el antilíbido más potente por sus lógicas reglas y normas que rigen la convivencia en el interior.
Y es que ojalá todos fuéramos Christian Grey y nuestro sexo no tuviera fronteras ni reglas, pero esto no sería tampoco natural, y menos en la prisión, en la que las relaciones sexuales son todo, menos espontáneas, ya que se solicitan con un mes de antelación en lo que se llama "vis a vis íntimo".

Si hablamos de tensión, también podemos referirnos a la propia tensión sexual no resuelta. La cárcel es un lugar lleno de seres humanos, de un sexo y del otro, de muchas y variopintas inclinaciones sexuales, parafilías, con represión, pero con mucha imaginación,..., y  cientos de oportunidades…

El discurso con un 98% de probabilidades de no ser leído..., aunque ¡quién sabe!

Buenas noches a todas y a todos ustedes.

El mismo día que mi compañera Carolina, trabajadora social y bloggera en las Cuatro Piedras Angulares, me sorprendiera desde Zaragoza vía twiter, de que había quedado finalista en el apartado solidario de los Premios 20 blogs del periódico 20 minutos, aparecía por televisión un demacradísimo exalcalde marbellí saliendo por las puertas de prisión para irse de permiso unos días. Me impresionó ver su pésimo estado de salud y las palabras que dirigió balbuceando a las cámaras: "en la cárcel hay que estar".

El mensaje me llegó, eso que yo estoy allí dentro trabajando día tras día, pero como bien hoy me ha dicho un interno del módulo 4: "Don José*, usted echa sus horas y se va a su casa, con su familia". Hay que hacer un ejercicio tremendo de empatía para hacernos una idea de lo que puede ser pasar un día tras otro sin poder disfrutar de lo más preciado que tenemos, nuestra familia y nuestra libertad.





La escritura de esta bitácor…