Ir al contenido principal

El mito de la pastilla de jabón que siempre termina cayéndose...



Este post es el fruto de un vis a vis entre diferentes perspectivas sobre un mismo tema, la de una sexóloga y la mía.

 La cárcel es un medio dicotómico en cuanto a la sexualidad se refiere. Por un lado es un inmenso caldo de cultivo para las bajas pasiones, y sin embargo, el régimen penitenciario es el antilíbido más potente por sus lógicas reglas y normas que rigen la convivencia en el interior.

Y es que ojalá todos fuéramos Christian Grey y nuestro sexo no tuviera fronteras ni reglas, pero esto no sería tampoco natural, y menos en la prisión, en la que las relaciones sexuales son todo, menos espontáneas, ya que se solicitan con un mes de antelación en lo que se llama "vis a vis íntimo".

Si hablamos de tensión, también podemos referirnos a la propia tensión sexual no resuelta. La cárcel es un lugar lleno de seres humanos, de un sexo y del otro, de muchas y variopintas inclinaciones sexuales, parafilías, con represión, pero con mucha imaginación,..., y  cientos de oportunidades que, ¿porqué dejar escapar? De hecho, pienso (y por lo que observo a diario) que en la práctica, los internos/as ligan bastante, están más deshinibidos y más abiertos a nuevas experiencias incluso sentimentales.





La práctica sexual más usual es la masturbación por razones obvias, aunque podemos pensar que seguramente no tengan un mínimo de intimidad para ello ya que las celdas son compartidas, así como los baños o duchas y, en general, todos los espacios comunes dentro de la prisión.
 Por tanto, pienso que sería una buena idea que se les asegurara a los individuos una práctica sexual con garantías y sin "interruptus", ya que, como es normal, para muchos y muchas de ellos, puede ser su única válvula de escape. Ya serán las propias fantasías sexuales de cada uno o una de ellas, las que provean una sexualidad más o menos saludable. 


 Las prácticas homosexuales.

“Los hombres no representan a dos poblaciones discretas, la heterosexual y la homosexual... Sólo la mente humana inventa categorías e intenta encasillar los hechos. El mundo viviente es un continuo en todos y cada uno de sus aspectos..." (Informe Kinsey, 1948). 


Lo que nos viene a decir este médico hace ya más de 60 años es que el ser humano es un "ser sexual" por naturaleza, con una increíble capacidad de adaptación a cualquier tipo de circunstancia y "hábitat", con un impulso sexual que su condición de "animal socializado" intenta controlar pero que existe y se manifiesta incluso en condiciones como la de los internos/as.

Estas personas simplemente viven su sexualidad en la manera en que su reclusión les permite, pienso que es más adaptativa e intuitiva, y se amortiza mejor, es decir, su deseo sexual se desarrolla en el sentido que es capaz de aprovechar esos minutos de vis a vis con su pareja, que es capaz de reconocer "señales" emitidas por otros seres (del mismo o del otro sexo) y escapa de los prejuicios establecidos con más facilidad: supervivencia.

 El hombre y la mujer "encerrados" son individuos plenos, también en su perfil sexual, en el que obviamente el mundo de las fantasías, de la fabulación erótica juegan un papel predominante, y en el que quizás el control sobre sus instintos es más patente porque su libertad sexual también está coartada.
 Este tipo de prácticas aumentan de forma considerable. Esto no significará que la población penitenciaria tenga más incidencia este tipo de prácticas que en el exterior, sino que puede a veces ser la única opción sexual de la que se disponga, por lo que la elección no es libre, como fuera sí lo sería. 

Otro tema es, el de las posibles violaciones (tipo la pastilla de jabón de las duchas más propia de las pelis yankis), donde en España no se conocen muchos casos y a mí, personalmente, nunca me ha verbalizado ningún interno haberlas sufrido. En otros países con menor peso tratamental hacia sus internos, este tipo de violaciones será seguramente más habitual.

En el caso de las mujeres, ellas suelen expresar su opción de manera más abierta, aunque también  suelen llevar la abstinencia de una forma más llevadera. Suelen ser relaciones en un principio con más importancia en el aspecto emotivo y de búsqueda de afectos, que finalmente pueden acabar en relaciones sexuales consentidas.






Para otro momento dejo el tema de la transexualidad, en el que también hay mucha tela que cortar.

 ¡Hasta pronto! y ánimo, que parece que empieza el "caloret", jajajaja....





La canción de Hozier es buenísima y he pensado pasárosla traducida por si el inglés no es vuestro fuerte.

Comentarios

  1. Lo de las prácticas homosexuales en las cárceles sí me sonaba. Pero de la transexualidad, no me imaginaba nada. Me quedo con la intriga hasta que lo escribas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carol hay mucho falso mito en las prisiones españolas de hoy en día! Las películas yankies que dañó han hecho... La situación de los transexuales es complicada en verdad... Un abrazo!

      Eliminar
  2. ¿Existe la posibilidad de que los internos no exterioricen sus situaciones y experiencias por su propio orgullo o vergüenza?
    A algunos les puede costar contar cosas que piensen que tienen cierto nivel de vejación o humillación, ¿no?
    Saludos! Me has quitado el mito del jabon!! jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La posibilidad desde luego puede existir, al igual que ocurriría en el exterior, pero por mi experiencia, creo que en las cárceles españolas de hoy en día, este tipo de situaciones se pueden dar muy contadas veces seguro...
      Siento haberte quitado ese mito, y ese fue uno de los objetivos que me planteé a la hora de escribir en este blog: la desmitificación y el mayor y mejor conocimiento de los entresijos de este tipo de establecimientos.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Y en las de guantanamo mas jodido (?) siempre se tiene a uno mismo y a sus oscuras situaciones segun quien rodee,hablo sin haber pisado nunca una jaula de esas..terribles en lo mas profundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente, creo que jodido se está privado de libertad en cualquier lugar, pero claro, aquí tenemos la suerte de que se respetan los mínimos derechos humanos; cosa que en otros lugares dudo mucho que se respeten...
      Saludos

      Eliminar

Publicar un comentario

Admito críticas de todo tipo, no te cortes....

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

Educador de prisiones Vs Educador Social

Ayer nos comentaba nuestra Subdirectora de Tratamiento que venían alumnos del Grado de Educación Social de la Universidad de Almería a realizar prácticas en nuestro centro de trabajo. Comentábamos quienes podiamos hacernos cargo de la tutorización de estos alumnos, los Educadores de la prisión o nosotros los Trabajadores Sociales, finalmente quedo la cosa en un fifty-fifty.

Dentro de lo que es mi bagaje profesional empecé trabajando como educador de menores y menores extranjeros no acompañados en diferentes centros, en los cuales a veces me sentía algo frustrado pues encontraba que con mi formación universitaria no bastaba para desempeñar las funciones encomendadas y es que me faltaba algo en la parte "Educativa" aunque controlaba a la perfección la "Social".
Mi sorpresa mayúscula viene cuando me incorporo al Centro Penitenciario de Fontcalent en Alicante (de los que guardo estupendos recuerdos). Allí me inserto en un amplio grupo de profesionales del área de Trata…

UNA "PRÁCTICAS" EN PRISIÓN

11 de diciembre. Por fin termina una larga espera de 4 años. Mucha gente me había dicho: ¿Estás loca? ¿Prácticas en la cárcel? ¡Qué miedo! Pero ahí estaba: impaciente, nerviosa, ilusionada… Comenzaba para mí el último pasillo por recorrer y así,  acercarme un poquito más al objetivo de ser trabajadora social.

El primer día estuvo lleno de presentaciones, de explorar y observar al máximo todo lo que me iba encontrando. Todo ello, vino de la mano de mi tutor (al que le debemos este blog) y él, fantástico como siempre, me recibió con las mismas ganas e incluso más que yo a él. Este sería el inicio de un aprendizaje basado en la profesionalidad, la experiencia y la diversión. Porque con él es imposible que no te rías al menos 10 veces en la mañana, y eso que queréis que os diga se agradece un montón. Al principio iba desorientada, no conocía el funcionamiento de la prisión y además vas con una imagen de ella sacada de película (aunque yo no sé qué pelis verá la gente porque en las que yo ve…