Ir al contenido principal

"No me llames asistenta, llámame Lola"...



No voy a dar nombre alguno, pero el concursante en cuestión se define así mismo como: "Alegre, guapo, divertido, alocado y muy mujeriego. Su madre le dice que es un “encantador de mujeres pero sin flauta”. También muy sensible y de gran corazón".

Hasta ahí normalidad absoluta, como cualquier joven de veintipocos años, pero se me ponen los pelos como escarpias cuando leo que quiere el premio del Big Brother "para costearse los estudios de ¿Asistente Social? Penitenciario".




Esto viene a colación porque hace unos días leí en el Foro creado por la Plataforma de Defensa de Trabajo Social en España un post que colgaba Virginia Tovar en Facebook, una de las cabezas visibles e incansables de esta Asociación, que está luchando en primera fila por defender esta, nuestra profesión. 

Volviendo al post referido, os resumo brevemente: se debatía la posibilidad de interaccionar con el Programa en cuestión, para aclarar el término "asistente social", y aprovechar este medio masivo para darnos a conocer a un mayor número de personas como colectivo y una mayor visibilidad ante la sociedad.  A mi juicio, no creo que necesitemos darnos a conocer en este tipo de entornos tan polémicos y a la vez tan frívolos. Y todos mis respetos tanto para los seguidores de este tipo de programas, así como para los de los documentales de la 2, que por ahí no va mi queja...




Sinceramente creo que el respeto y la visibilización como profesionales que intervenimos desde primera fila, debemos conseguirlos educando, cada cual desde su particular trinchera. Sirva como ejemplo la siguiente situación, tan tonta, pero a la vez tan real y tan repetida un día cualquiera en el Departamento de Trabajo Social de cualquier prisión o de cualquiera de los Servicios Sociales existentes (algunas/os os vais a ver reflejadas/os):

- Teléfono: "Ring"
- Yo: Diga
- Usuario/a: Hola buenos días, quería hablar con la "Asistenta".
- Yo: Perdone, no es "Asistenta".
- Usuario/a: !Ay, perdone! que es "Asistente".
- Yo: No tampoco.
- Usuario/a: Pues entonces con quién tengo que hablar, pues me han pasado con usted.
- Yo: Es que soy yo, pero no soy asistenta ni asistente, soy Trabajador Social. 



Independientemente de que al final se vaya a hacer algo con respecto al programa en cuestión o no, creo que con pequeños gestos de pedagogía social propios, y/o canalizando nuestras necesidades e inquietudes a través de asociaciones o agrupaciones que realicen una presión efectiva en gobiernos y sociedad en general, nos podemos dar por satisfechas/os.

Se que este tipo de blog no tiene un alcance generalizado por lo especializado y sórdido que puede resultar para la gran mayoría de las personas de a pié, pero le pediría a la presentadora del programa en cuestión (si remotamente lograran llegar hasta ella estas líneas), que tampoco estaría de más que aclarase a su millonario público "que no somos asistentas".

Y ya puestos, que lea también la siguiente parrafada:

Que tenga la sociedad en cuenta, que bien por las circunstancias actuales o por la incapacidad de nuestros dirigentes, a todos los niveles de gobierno, como profesionales hemos tenido que adoptar colores brillantes como el Naranja o el Amarillo para hacernos notar. Los Servicios Sociales son fundamentales en un moderno Estado de Bienestar y como tales deberían recogerse literalmente en nuestro Marco Constitucional. Somos técnicos cualificados y entrenados holísticamente para trabajar e intentar conseguir una comunidad más igualitaria y justa.
¡Somos Trabajadoras y Trabajadores Sociales!


Al concursante, si realmente tiene esta firme convicción, le deseo que guarde una generosa parte del premio para pagar las cada vez más caras tasas universitarias, y que prepare los codos, no para subir pesas o mancuernas, sino para sacar adelante el Grado, y luego, que siga estudiando bastante mucho, ya que generalmente salen muy pocas plazas, pero nada es imposible. 
Aunque visto el panorama que tenemos, dime tú quién se va pegar el madrugón a diario existiendo "Mujeres y Hombres y Viceversa"...


Chao






Comentarios

  1. Respuestas
    1. Y que se responde ante esto???
      Supongo que va bien con un "arsaaaa"!!!
      Jajajaja
      Saludos

      Eliminar
  2. Cada vez mas orgullosa de haber escogido esta carrera, aqui esta sencilla estudiante de tercero de TS de la universidad de Valencia te estoy haciendo la ola mas grande de todas jajajaja ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y mucha suerte en tus estudios... Gracias por la ola, creo ya se ve llegar por Almería. Eso mismo necesitamos todos juntos desde nuestra profesión, un tsunami informativo que alcance a toda toda la sociedad y que se nos reconozca como lo que somos, profesionales IMPRESCINDIBLES.... Saludos

      Eliminar
  3. Eres un crack José Manuel!! Profesionalmente de lo mejor que he conocido..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias María del Mar! Viniendo de tí, es un cumplido que se que es sincero...
      Gracias de nuevo...

      Eliminar
  4. Me encantó el artículo, soy estudiante de Trabajo Social de Chile y acá mi cometido es ir resignificando el TRASO !! Saludos desde la distancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Camila, yo encantado de que te encante... Mucha suerte en tus estudios y en las metas profesionales que te hayas planteado. Las nuevas generaciones de trabajadoras sociales tenéis mucho potencial y mucho que aportar...
      Saludos igualmente desde el Sureste español...

      Eliminar
  5. Hola Jose Manuel,
    algo parecido me pasa a mi. Soy secretaria aunque cada vez menos gente usa esta palabra por las connotaciones que tiene de mujeres seduciendo a su jefe. Ahora nos llamamos asistentes ejecutivas. Pues siempre hay algún "moderno" con el idioma que nos llama asistentas.
    Cuanta ignorancia!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede parecer superfluo, pero una insignificancia tal como denominarte de una forma u otra, puede tener mucha trascendencia a todos los niveles. Es cuestión de seguir educando... Muchas gracias por comentar y un saludo!;)

      Eliminar
  6. Hola José Manuel,
    desde luego no es cuestión de hacerse publicidad en Gran Hermano, pero para mí, el Trabajo Social tendría que ser tan básico como la escuela o los médicos de familia. Entonces, si estos profesionales están en todas partes ¿por qué no los/as trabajadores/as sociales?
    No estaría mal que en Gran Hermano o en el programa que sea si se da el caso, se dijese que el nombre asistente social está obsoleto, que ahora se llaman trabajadores sociales. Es mi opinión.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al 100x100 contigo. El empoderamiento de nuestra profesión hay que ir construyéndolo día a día y en los foros adecuados... La verdad es que tampoco estaría mal que Mercedes Milá nos echara un capote, jejeje...
      Saludos ;)

      Eliminar
  7. Hola José Manuel , quería hacerle una pregunta aunque no va referida al post publicado , cuantas plazas suelen ofertar por turno libre en las oposiciones d trabajador social en iipp? Muchas gracias y disculpe las molestias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento no poder responderte objetivamente, pero sale dependiendo de muchos factores. Algunos años han salido más y otros, como fué mi caso, solamente había 16 plazas para España. Seguramente en las próximas, cuando se convoquen saldrá un número aceptable, pues llevamos varios años ya sin que se convoquen. Animo y mucha suerte. Un saludo

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. De nada, en cuanto haya noticias al respecto, os mantendré informados!!! Saludos

      Eliminar
  9. Buenos días José Manuel.
    Lo primero enhorabuena por tu blog¡¡¡. Lo descubrí hace poco y todo lo que sea que alguién ceda su tiempo y escriba para dignificar la profesión de trabajo social, es alentador.
    Soy trabajador social en Instituciones Penitenciarias al igual que tu, con unos cuantos años ya a la espalda de profesión. Ahora estoy desarrolando mi función dentro de un Servicio de Gestión de Penas y Medidas Alternativas, y la verdad es que estoy muy contento, y creo que este Servio de Gestión es un tema muy interesante a tratar en tu blog, para darlo a conocer y porque creo que con las reformas del código penal, la evolución y tendencia de los tribunales sentenciadores de las ejecutorias penales que se reciben y el buen funcionamiento de estos Servicios (estamos dentro de la Carta de Servicios 2015-2018, Calidad Admon. Pública), hace que parte de la premisa inicial de reinserción social que se recoge en la C.E. pasa porque los penados no ingresen en establecimientos penitenciarios y sí que realicen medidas alternativas, y no me refiero sólo al cumplimiento de la pena de trabajos en beneficio de la comunidad como vemos en la tv, sino a programas de intervención impartidos por profesionales de la casa, profesionales muy cualificados y formados, como programas de seguridad vial, violencia de género, agresores sexuales, drododependencia, salud mental, violencia filioparental, etc, etc.
    La experiencia en este departamento dentro de instituciones penitenciarias es muy gratificante, por lo que creo que sería un buen tema a dar a conocer. Un saludo, y de nuevo, mi enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge. Muchísimas gracias por tu comentario, me alegra un montón que los profesionales del trabajo social interaccionemos en este tipo de foros. A mí personalmente me enriquece mucho... Ciertamente el Servicio de Gestión de Penas y Medidas alternativas realiza una función para mí esencial. Escribí acerca de los TBC un post, pero sí que llevas razón de que se realizan multitud de programas y realizáis un trabajo con recursos contados y con un número de expedientes de vértigo, al menos aquí el número es bestial...
      Lo tendré en cuenta y por supuesto si tú quieres publicar algo acerca de tu experiencia, aquí tendrás cabida sin problema alguno.
      Un saludo compañero;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Admito críticas de todo tipo, no te cortes....

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

Entrevista a un terrorista

La primera vez que tuve que entrevistar a un penado por delito de terrorismo, confieso que me sentí algo cohibido ya que todas las compañeras me dijeron que seguramente no querría hablar nada conmigo y que solían ser bastante esquivos y opacos a la hora de dar cualquier información y mucho menos hablar de su entorno familiar y social.

Llego al módulo y le llamo para que venga. A primera vista me impactan sus rasgos físicos, parece más bien nórdico, los ojos muy azules que me escrutan como sí estuviesen viendo a un bicho raro. El usuario está igualmente extrañado de que lo esté llamando y de primeras me dice que no hace falta hablar de nada, ya que por mucho empeño que yo ponga en ayudarle, su caso lo gestiona directamente Madrid, a lo que le contesto aparentando más mal que bien no estar molesto con este comentario, que mi misión no es ayudar a nadie sino intervenir, y en este caso en particular, informar de su situación familiar (a Madrid).

Iniciamos una conversación de lo más norma…