Ir al contenido principal

Educador de prisiones Vs Educador Social

Ayer nos comentaba nuestra Subdirectora de Tratamiento que venían alumnos del Grado de Educación Social de la Universidad de Almería a realizar prácticas en nuestro centro de trabajo. Comentábamos quienes podiamos hacernos cargo de la tutorización de estos alumnos, los Educadores de la prisión o nosotros los Trabajadores Sociales, finalmente quedo la cosa en un fifty-fifty.

Dentro de lo que es mi bagaje profesional empecé trabajando como educador de menores y menores extranjeros no acompañados en diferentes centros, en los cuales a veces me sentía algo frustrado pues encontraba que con mi formación universitaria no bastaba para desempeñar las funciones encomendadas y es que me faltaba algo en la parte "Educativa" aunque controlaba a la perfección la "Social".
Mi sorpresa mayúscula viene cuando me incorporo al Centro Penitenciario de Fontcalent en Alicante (de los que guardo estupendos recuerdos). Allí me inserto en un amplio grupo de profesionales del área de Tratamiento. Me llama poderosamente la atención el número tan elevado de Educadores que había allí cuando del resto de profesionales éramos mucho menos.



                                                           
                                               


Primera sorpresa! no tenían la titulación de Educación Social, cosa que ya me extrañaba, al ser esta una profesión muy joven y ver a personas de una edad bastante mayor a la mía. Y es que en los centros penitenciarios hay tanto educadores del grupo B como del C y con titulaciones universitarias tan dispares como Licenciados en Derecho, Magisterio,....e inclusive sin estudios universitarios, solamente con el Bachillerato (ese que estudiábamos antes de que nos volviesen locos cambiando las leyes educativas cada dos por tres).
Y es que ser Educador en una prisión viene dado tras aprobar las opsiciones de vigilancia, para posteriomente concursar a estas plazas, si te interesa claro! Luego se realiza un curso formativo por parte de la DGIP (la Dirección General de Instituciones Penitenciarias) en Madrid y listos para "educar".


No quiero polemizar con este colectivo, el cual creo que realiza una función importantísima y fundamental dentro de la vida diaria de módulo penitenciario. Creo que el término más adecuado para estos trabajadores, y como bien me ha iluminado una de mis compañeras (no quieren que las nombre, no lo entiendo pero lo respeto), sería más bien "monitores de conducta" o algo análogo. El educador de prisiones sobre todo informa, observa y trabaja con el interno en el ámbito penitenciario siendo una especie de intermediario entre el preso y el resto de la institución, pero deja atrás la vertiente social que une al usuario con su familia, la comunidad en la que está inserto y el resto de la sociedad global.

Es necesario que un Educador lo sea de formación, porque ya de vocación sería mucho pedir.


                                                                                                   



Yo pienso que ambas figuras podrían enriquecer mucho los acuerdos adoptados en la Junta de Tratamiento y la vida diaria en un módulo cualquiera, aunque también sé que esto es algo materialmente imposible actualmente tanto por falta de cuartos como por voluntad política.

¿Y tú que piensas?
  

Comentarios

  1. Que razón tienes. Por eso no entiendo a los educadores sociales, a veces compiten con los trabajadores sociales por hacerse un hueco en los diferentes ámbitos profesionales en los que coincidimos, sin embargo, no reclaman su parcela en las prisiones, un campo de actuación para el que han recibido formación y están cualificados. Ellos son los más interesados en reclamar a sus respectivos colegios profesionales que, de una vez por todas, entren en estas instituciones.

    ResponderEliminar
  2. No sé que pensar, yo no tengo claro el papel del educador social en prisiones, tal y como yo conozco el trabajo en prisiones. Su trabajo sería muy parecido al nuestro y eso crearía un montón de conflictos ( si te lees las funciones de los educadores sociales la mayoria son iguales que las nuestras) y con respecto a los educadores de prisiones, ya hemos hablado del tema y es que yo creo que su papel dentro de la institucion no tiene nada que ver con las funciones de un educador social, su papel es distinto por eso pienso que la cuestión está en el nombre de ese puesto de trabajo.Saludos2 maricacharros.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acurdo contigo Jose y con Elena también, los educadores deberían orientarse hacia todas las áreas del interno/a y no solamente a su vida en prisión. No solamente sería favorable para la toma de decisiones del equipo sino para el interno/a que al final son los que importan.. Un triple yeahhh para ti!! :P

    ResponderEliminar
  4. Los educadores estan pá educar no pá hacer papeleo, buscar prestaciones, ....la dimensión formativa es su especifidad, otra cosa es colaboral intra y multiprofesional, la asignacion d tutores-mentores- que habría que estudiar caso a caso. por cierto me vale para maestros,psicolog., monitoree, .....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justamente esa labor educativa es en la que yo veo algunas lagunas en nuestro sector, quizás por falta de "formación adecuada", quizás por falta de interés, quien sabe. Tampoco es la generalidad afortunadamente. Gracias por tu comentario. Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Admito críticas de todo tipo, no te cortes....

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

El mito de la pastilla de jabón que siempre termina cayéndose...

Este post es el fruto de un vis a vis entre diferentes perspectivas sobre un mismo tema, la de una sexóloga y la mía.

 La cárcel es un medio dicotómico en cuanto a la sexualidad se refiere. Por un lado es un inmenso caldo de cultivo para las bajas pasiones, y sin embargo, el régimen penitenciario es el antilíbido más potente por sus lógicas reglas y normas que rigen la convivencia en el interior.
Y es que ojalá todos fuéramos Christian Grey y nuestro sexo no tuviera fronteras ni reglas, pero esto no sería tampoco natural, y menos en la prisión, en la que las relaciones sexuales son todo, menos espontáneas, ya que se solicitan con un mes de antelación en lo que se llama "vis a vis íntimo".

Si hablamos de tensión, también podemos referirnos a la propia tensión sexual no resuelta. La cárcel es un lugar lleno de seres humanos, de un sexo y del otro, de muchas y variopintas inclinaciones sexuales, parafilías, con represión, pero con mucha imaginación,..., y  cientos de oportunidades…

El discurso con un 98% de probabilidades de no ser leído..., aunque ¡quién sabe!

Buenas noches a todas y a todos ustedes.

El mismo día que mi compañera Carolina, trabajadora social y bloggera en las Cuatro Piedras Angulares, me sorprendiera desde Zaragoza vía twiter, de que había quedado finalista en el apartado solidario de los Premios 20 blogs del periódico 20 minutos, aparecía por televisión un demacradísimo exalcalde marbellí saliendo por las puertas de prisión para irse de permiso unos días. Me impresionó ver su pésimo estado de salud y las palabras que dirigió balbuceando a las cámaras: "en la cárcel hay que estar".

El mensaje me llegó, eso que yo estoy allí dentro trabajando día tras día, pero como bien hoy me ha dicho un interno del módulo 4: "Don José*, usted echa sus horas y se va a su casa, con su familia". Hay que hacer un ejercicio tremendo de empatía para hacernos una idea de lo que puede ser pasar un día tras otro sin poder disfrutar de lo más preciado que tenemos, nuestra familia y nuestra libertad.





La escritura de esta bitácor…