Ir al contenido principal

Síndrome Burnout

Entiendo a la perfección el Síndrome Burnout (en mi andaluz cerrao, estar quemao vivo) sufrido por una gran parte de compañeras y compañeros de cualquier Departamento de Trabajo Social, y/o de cualquier trabajo, sea del tipo que sea.

En el caso de los Servicios Sociales Comunitarios por si no hay bastante con la labor diaria tan compleja, ahora sin prácticamente recursos económicos donde echar mano, la cosa es aún mucho más sangrante.
En el caso de los Trabajadores Sociales Penitenciarios entiendo que la cuestión viene dada por el propio medio en sí y por la presión ejercida tanto desde dentro como desde fuera, y es que hay que recordar la importante labor de mediación ejercida entre el Centro Penitenciario y los familiares de los internos y el resto de la Comunidad.

Cualquier pequeña frustración o contratiempo que podamos tener en nuestra vida diaria, si se produce dentro del ámbito de un módulo penitenciario es poco menos que un drama y ahí empieza nuestra labor informativa y apaciguadora: somos "bomberos de llamas emocionales" (adelante, no te cortes). No me quiero quedar en el plano de contención solamente, luego empieza la labor más importante, que sería la intervención propiamente dicha (y hay muuuuucho donde intervenir, os lo aseguro).

Que hay que estudiar un permiso de salida o una revisión de grado, la presión se multiplica aún más, porque además de la insistencia del interno o interna, hay que sumar la los propios familiares, e incluso, la de algunos compañeros/as de trabajo de otros ámbitos.
Si el resultado ha sido negativo..., ¡otro dramón! y comienzan las comparaciones (otra de las características intrínsecas a cualquier módulo penitenciario) y hazle entender a esta persona que las decisiones se toman en un órgano colegiado y que no son unipersonales. El "marronazo" lo compartimos con los Educadores y los propios funcionarios de vigilancia dentro del Centro y, una vez fuera con la familia es todo entero para nosotros.

Solución desde mi punto de vista: mucha información y mucha comunicación y, por supuesto, dosis adecuadas de deporte y muchas actividades, ya que no es bueno que la mente este todo el día dando vueltas.

                                         


Ayer entrevistaba a la madre de un interno y a una amiga de esta. La historia pondría los pelos de punta a cualquier persona que la oyera. Después de muchas lágrimas dentro del despacho (por parte de la madre), y muchos murmullos, e incluso voces de impaciencia del resto de usuarios que esperaban en el pasillo su turno, me dice la amiga de la madre "no se cómo puedes aguantar esto y que no se te haya ido la cabeza". Le expliqué que los Trabajadores Sociales tenemos una preparación específica y un entrenamiento para el afrontamiento de este tipo de situaciones ¿¿supereficiente??(*). Ya quitándole hierro al asunto le comenté que yo personalmente tenía un resorte detrás del cuello con las posiciones ON/OFF..... (después de sonreir creo que lo entendió perfectamente).

 Aún así, algo en el poso del subconsciente siempre queda....

Para terminar, os recomendaría actividades/estrategias para "desconectar" de nuestros trabajos... Lo último es hacerse BLOGGER: de lo que sea (como yo), liberar endorfinas de forma natural haciendo spinning y pilates(como yo), shopping y planificar viajes low cost (si la nómina te lo permite, como yo, a veces).





    (*) Siempre se puede mejorar.


Comentarios

  1. Ay Jose, qué identificada me he sentido con tu entrada. Yo también tengo ese interruptor on/of, pero, a veces, parece que se queda encasquillado.
    Ánimo y sigue escribiendo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Admito críticas de todo tipo, no te cortes....

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

Entrevista a un terrorista

La primera vez que tuve que entrevistar a un penado por delito de terrorismo, confieso que me sentí algo cohibido ya que todas las compañeras me dijeron que seguramente no querría hablar nada conmigo y que solían ser bastante esquivos y opacos a la hora de dar cualquier información y mucho menos hablar de su entorno familiar y social.

Llego al módulo y le llamo para que venga. A primera vista me impactan sus rasgos físicos, parece más bien nórdico, los ojos muy azules que me escrutan como sí estuviesen viendo a un bicho raro. El usuario está igualmente extrañado de que lo esté llamando y de primeras me dice que no hace falta hablar de nada, ya que por mucho empeño que yo ponga en ayudarle, su caso lo gestiona directamente Madrid, a lo que le contesto aparentando más mal que bien no estar molesto con este comentario, que mi misión no es ayudar a nadie sino intervenir, y en este caso en particular, informar de su situación familiar (a Madrid).

Iniciamos una conversación de lo más norma…