Ir al contenido principal

Se reinserta o se expulsa! ¿En que quedamos?

Ultimamente noto cierto temor e incertidumbre en el elevado número de presos extranjeros con los que estoy trabajando, al igual que en sus familias. En el módulo en el que trabajo, a día de ayer había 98 internos en total (esto es el 100% prácticamente de su capacidad), de los cuales, algo más de un 30% son de distinta nacionalidad a la nuestra, predominando los marroquíes, rumanos e iberoamericanos.

Si nos ceñimos al artículo 25.2 de la actual Constitución Española (artículo que preside la entrada del Centro Penitenciario en un cartel muy aparente) "las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social y no podrán consistir en trabajos forzados. El condenado a pena de prisión que estuviere cumpliendo la misma gozará de los derechos fundamentales de este Capítulo, a excepción de los que se vean expresamente limitados por el contenido del fallo condenatorio, el sentido de la pena y la Ley penitenciaria. En todo caso, tendrá derecho a un trabajo remunerado y a los beneficios correspondientes de la Seguridad Social, así como al acceso a la cultura y al desarrollo integral de su personalidad".

En el caso de los internos no pertenecientes a la Unión Europea y que se rigen por la actual Ley de Extranjería, prácticamente a todos les está llegando la temida e irremediable orden de expulsión del territorio español, independientemente de su situación administrativa de legalidad o ilegalidad a la hora de ingresar en prisión.


¿Que lleva consigo tener una orden de expulsión?

Permite a la Policía detener y trasladar al extranjero a su país inmediatamente. Además, lleva añadida una prohibición de entrada tanto en España como en la mayoría de los paises de la Unión Europea en un periodo de entre tres y diez años. Con esta orden de expulsión, su situación en España queda en suspenso, ya que la Oficina de Extranjeros no va a tramitar absolutamente nada mientras exista esta orden en vigor.

¿Que tienen que hacer estas personas cuando les llega esto?

Buscar un abogado, ya que será un juzgado el que determine si quita esta orden o la mantiene. Tendrá que demostrar que se encuentra totalmente adaptado a la sociedad española, que tiene los medios de vida y familia esperándole una vez salga en libertad, una empresa que le espera, etc... Normalmente pagando una cantidad nada desdeñable para sufragar los gastos del abogado y que pueden suponer el estar trabajando varios meses para saldar la deuda.

Si el Juzgado en cuestión decide retirar la orden, ya podrán estas personas volver a gestionar su tarjeta de residencia como cualquier ciudadano extranjero que se encuentre en libertad. Posiblemente tendrá que volver a demostrar todo lo anteriomente descrito para poder seguir viviendo sin el agobio de sentirse "sin papeles" otros cuantos años. (Uff que estrés siento solamente imaginármelo....).

Todo lo estoy contando según mi experiencia en la Prisión de Almería. Hay que destacar que las Oficinas de Extranjeros están divididas por provincias, siendo la forma de proceder distinta en cada una de estas. El tema "extranjeros" sigue siendo una locura y un quebradero de cabeza a la hora de intervenir, ya que como he mencionado, en cada sitio se procede de distinta manera. Ya en un curso en Madrid donde se debatía este tema en una de las partes, el ponente que además era de la SGIP (Secretaría General de Instituciones Penitenciarias), nos decía que no había una única forma de proceder con los extranjeros y que teniamos que apañarnos con la Subdelegación del Gobierno que nos tocara en suerte....


                                                      


 Soy Trabajador Social, hablo y comparto desde mi experiencia diaria y puedo estar obviando algún detalle técnico y/o jurídico que se me escape, pero siempre es bueno aprender y rectificar.  

Y la pregunta y/o reflexión es ¿Que clase de programa de tratamiento se le puede ofrecer a una persona que irremedablemente se va del país? ¿Se le dan unas pautas para mejorar hábitos en un país y una sociedad que no tiene nada que ver con la nuestra? o ¿lo ignoramos  hasta que llegue el día de su libertad y haya cumplido con la sociedad por el delito cometido?

Esto da para tela... 


Si eres profesional del Trabajo Social, extranjero o te interesa el tema, esta guia es muy simple y puede servirte de ayuda para cuestiones de está índole, te la paso.



Y una nota musical para finalizar, que viene al hilo del tema. Además, de ser un grupo andaluz y universal que me gusta mucho.


Comentarios

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

El mito de la pastilla de jabón que siempre termina cayéndose...

Este post es el fruto de un vis a vis entre diferentes perspectivas sobre un mismo tema, la de una sexóloga y la mía.

 La cárcel es un medio dicotómico en cuanto a la sexualidad se refiere. Por un lado es un inmenso caldo de cultivo para las bajas pasiones, y sin embargo, el régimen penitenciario es el antilíbido más potente por sus lógicas reglas y normas que rigen la convivencia en el interior.
Y es que ojalá todos fuéramos Christian Grey y nuestro sexo no tuviera fronteras ni reglas, pero esto no sería tampoco natural, y menos en la prisión, en la que las relaciones sexuales son todo, menos espontáneas, ya que se solicitan con un mes de antelación en lo que se llama "vis a vis íntimo".

Si hablamos de tensión, también podemos referirnos a la propia tensión sexual no resuelta. La cárcel es un lugar lleno de seres humanos, de un sexo y del otro, de muchas y variopintas inclinaciones sexuales, parafilías, con represión, pero con mucha imaginación,..., y  cientos de oportunidades…

El discurso con un 98% de probabilidades de no ser leído..., aunque ¡quién sabe!

Buenas noches a todas y a todos ustedes.

El mismo día que mi compañera Carolina, trabajadora social y bloggera en las Cuatro Piedras Angulares, me sorprendiera desde Zaragoza vía twiter, de que había quedado finalista en el apartado solidario de los Premios 20 blogs del periódico 20 minutos, aparecía por televisión un demacradísimo exalcalde marbellí saliendo por las puertas de prisión para irse de permiso unos días. Me impresionó ver su pésimo estado de salud y las palabras que dirigió balbuceando a las cámaras: "en la cárcel hay que estar".

El mensaje me llegó, eso que yo estoy allí dentro trabajando día tras día, pero como bien hoy me ha dicho un interno del módulo 4: "Don José*, usted echa sus horas y se va a su casa, con su familia". Hay que hacer un ejercicio tremendo de empatía para hacernos una idea de lo que puede ser pasar un día tras otro sin poder disfrutar de lo más preciado que tenemos, nuestra familia y nuestra libertad.





La escritura de esta bitácor…