Ir al contenido principal

Algunos aspectos de la reforma del Código Penal

Dando una vuelta de tuerca al anterior post se reinserta o se expulsa sobre la necesidad de reinventarnos como profesionales, ya que en el caso de personas que van a ser expulsadas o que simplemente "no van a salir nunca", ¿Qué programa de tratamiento se puede poner en marcha con este tipo de usuarios? Seremos como los servicios de Cuidados Paliativos, ofreciendo la máxima calidad de vida hasta que lleguen al final de su vida y así terminar su condena , metafóricamente hablando (viene al hilo de un post compartido en facebook por varias compañeras Trabajadoras Sociales que puedes ampliar aquí).

Y pensareis... ¿De qué habla éste? Y es que estoy pensando que con la nueva reforma del Código Penal nos encontraremos con casos de esta índole, al igual que con los extranjeros irremediablemente expulsados. Sí, me refiero a las "cadenas perpetuas revisables", un tema cuanto menos espinoso y complicado. Intentemos ponernos en la piel de las víctimas también. Cuántas veces no hemos dicho en el trabajo: "eso se lo hacen a mi hijo y lo espero pa matarlo..."

Personalmente creo que la cosa no va a cambiar mucho nuestra rutina laboral diaria.  Califico estas medidas de  "populismo penal" propio de los políticos asiduos a los medios, ahora que las noticias vuelan al segundo a traves de todo tipo de redes sociales y en las que las cadenas de televisión nos tienen pegados horas y horas detrás de los asesinos de Marta, de los pequeños José y Ruth, Mari Luz,  Asunta,..... Además de no ver muy claro que este tipo de condenas encajen legalmente con la actual Constitución Española.

El nuevo Código Penal incluirá otras medidas contra una de las principales lacras del país: la corrupción política (otro golpe mediático, os suena el caso Bárcenas o los EREs de la Junta, los Aeropuertos sin aviones,... ufff faltarían páginas). Conllevará la modificación de diez leyes entre las que destacan la revisión de tipos penales en la prevaricación, el cohecho y la financiación ilegal. Esta infracción pasaría a tipificarse como delito, aunque nuestro ministro va a dejar esa opción al amparo de la negociación política posterior. Me parto el pecho.....

Otra medida  ambigua del nuevo texto es la Invitación por Internet al desorden público. El nuevo artículo 559 impone penas de prisión de tres meses a un año a quienes, “a través de cualquier medio”, difundan mensajes que “inciten a la comisión de alguno de los delitos de alteración del orden público” o “sirvan para reforzar la decisión” de quienes los lleven a cabo. Y otra vuelta más a las redes. No me digais que este texto no es ambiguo y deja al amparo de cualquier juzgado cualquiera de las manifestaciones o activismos que en un estado democrático de derecho puedan existir. Ya podrá Gallardón encerrar a las chicas de Femen si osan encadenarse de nuevo en el Congreso de los Diputados.


Volviendo a nuestras prisiones, los condenados a prisión permanente revisable tendrán el siguiente calendario una vez acaben en la cárcel:

- CON UNA SOLA CONDENA (en todos los casos salvo los presos por terrorismo): podrán acceder a permisos tras ocho años de estancia en prisión; al tercer grado a partir de los 15 años; y a la libertad condicional (si están rehabilitados) tras 25 años.

- CON VARIAS CONDENAS (en todos los casos salvo los presos por terrorismo): cumplirán, como mínimo, entre 25 y 30 años de prisión (según los delitos), pero podrán tener tercer grado a partir de entre 18 y 22 años.

- CONDENADOS POR HOMICIDIO TERRORISTA. Si solo es un delito: posibilidad de permisos desde los 12 años, de tercer grado desde los 20 y de libertad condicional desde los 25. Con varias condenas: cumplirán, como mínimo, entre 28 y 35 años, aunque podrán acceder al tercer grado entre los 24 y 32 años.


Para relajarse os dejo con Lorde, que con 16 años tiene mucho más futuro que la reforma del nuevo Código PPenal. No! no me he equivocado, a mi juicio la norma peca de Populista, de Parchazo y de Pucherazo.




Comentarios

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

El mito de la pastilla de jabón que siempre termina cayéndose...

Este post es el fruto de un vis a vis entre diferentes perspectivas sobre un mismo tema, la de una sexóloga y la mía.

 La cárcel es un medio dicotómico en cuanto a la sexualidad se refiere. Por un lado es un inmenso caldo de cultivo para las bajas pasiones, y sin embargo, el régimen penitenciario es el antilíbido más potente por sus lógicas reglas y normas que rigen la convivencia en el interior.
Y es que ojalá todos fuéramos Christian Grey y nuestro sexo no tuviera fronteras ni reglas, pero esto no sería tampoco natural, y menos en la prisión, en la que las relaciones sexuales son todo, menos espontáneas, ya que se solicitan con un mes de antelación en lo que se llama "vis a vis íntimo".

Si hablamos de tensión, también podemos referirnos a la propia tensión sexual no resuelta. La cárcel es un lugar lleno de seres humanos, de un sexo y del otro, de muchas y variopintas inclinaciones sexuales, parafilías, con represión, pero con mucha imaginación,..., y  cientos de oportunidades…

El discurso con un 98% de probabilidades de no ser leído..., aunque ¡quién sabe!

Buenas noches a todas y a todos ustedes.

El mismo día que mi compañera Carolina, trabajadora social y bloggera en las Cuatro Piedras Angulares, me sorprendiera desde Zaragoza vía twiter, de que había quedado finalista en el apartado solidario de los Premios 20 blogs del periódico 20 minutos, aparecía por televisión un demacradísimo exalcalde marbellí saliendo por las puertas de prisión para irse de permiso unos días. Me impresionó ver su pésimo estado de salud y las palabras que dirigió balbuceando a las cámaras: "en la cárcel hay que estar".

El mensaje me llegó, eso que yo estoy allí dentro trabajando día tras día, pero como bien hoy me ha dicho un interno del módulo 4: "Don José*, usted echa sus horas y se va a su casa, con su familia". Hay que hacer un ejercicio tremendo de empatía para hacernos una idea de lo que puede ser pasar un día tras otro sin poder disfrutar de lo más preciado que tenemos, nuestra familia y nuestra libertad.





La escritura de esta bitácor…