Ir al contenido principal

PALABRAS



Seguro que tu mismo/a en tu vida diaria, con tu familia, en el trabajo o en cualquier faceta del día a día has tenido problemas o has pasado un mal trago por falta de una comunicación efectiva. No paramos de hacernos eco de lo importantes, lo revolucionarias que han sido las nuevas formas de relacionarse y de las noticias y eventos en tiempo real. Que conste que yo soy fan número uno, pero ¿donde está el equilibrio entre ambas? Y es que la comunicación tradicional del boca a boca y la forma de relacionarnos ha cambiado de manera vertiginosa.

Cuando estudiábamos Trabajo Social era unos de los puntos clave a la hora de interaccionar con un usuario: veracidad, concisión,… Necesitábamos por tanto conocer cómo comunicarnos mejor y de forma más efectiva, evitar las dificultades que pudiesen crearnos las barreras en la comunicación, establecer una empatía (de las buenas, no forzada ni falsa) y dominar los contenidos de los que estamos hablando. 
Como buenos profesionales estaríamos capacitados para propiciar la participación de otros y así actuar en procesos y/o proyectos transformadores de la comunidad y del resto de la sociedad además de ser acompañante o representante de estos ante las instituciones.
La observación es otro de los pilares fundamentales a la hora de intervenir y debe ir directamente relacionado con lo anterior.













Y después de toda esta retahíla que bien podría ser un corta y pega de los apuntes de primero de carrera, la cuestión que yo me planteo es si este tipo de comunicación está cada vez más en deshuso para dar más valor a la comunicación tras la pantalla de un portátil o un teléfono.


Afortunadamente para mí, el trabajo en prisión a día de hoy, todavía se realiza cara a cara con el interno o usuario y su familia, y con un papel y bolígrafo como instrumentos. Y es que lo que caracteriza a estas personas, y las demandas más comunes, son la falta de información u orientación en todo lo relativo al cumplimiento de una condena y de las consecuencias que acarrea su entrada en prisión para su familia. La familia también está falta de información, al ser para la mayoría de personas un medio hostil que genera miedo (en general todo lo desconocido genera miedo, rechazo y prejuicios). Y aquí es donde tendríamos esa función fundamental de cara a tranquilizar, conocer, ser propiciadores de cambios y mediar entre ellos y el resto de instituciones, a las que tal vez, si no es por nuestra intervención o mediación ellos jamás accederían (muchas veces porque ni siquiera saben que existen).


Ahí está el valor de la PALABRA, de la de toda la vida, de la que no debe perderse, de ese acuerdo tomado con un apretón de manos,…. Y es que, una palabra que se diga, o que se obvie, puede producir cambios tanto positivos como negativos e incluso devastadores en quien está enfrente. Y por supuesto HECHOS, esto es, obrar en consecuencia.

Por esto, un consejo, intentad meditar un poco lo que decís, no habléis impulsivamente o sin control, como me pasa a mí a veces, por ejemplo, ya que esto te podrá acarrear más de un disgusto (por experiencia) con las personas que quizás tengas menos intención de herir o perjudicar 

Control, control,...... Aplícate el cuento Jose Manuel.


 




Comentarios

  1. Qué importante es la palabra, desde luego que sí. Tienes mucha razón, nos estamos acostumbrando demasiado a escribir, eso nos da más tiempo para pensar lo que escribimos y cómo lo escribimos. Al enfrentarnos a la palabra hablada el asunto cambia, no podemos perder la costumbre del cara a cara, menos aún quienes nos dedicamos al Trabajo Social y a la relación directa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Admito críticas de todo tipo, no te cortes....

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

El mito de la pastilla de jabón que siempre termina cayéndose...

Este post es el fruto de un vis a vis entre diferentes perspectivas sobre un mismo tema, la de una sexóloga y la mía.

 La cárcel es un medio dicotómico en cuanto a la sexualidad se refiere. Por un lado es un inmenso caldo de cultivo para las bajas pasiones, y sin embargo, el régimen penitenciario es el antilíbido más potente por sus lógicas reglas y normas que rigen la convivencia en el interior.
Y es que ojalá todos fuéramos Christian Grey y nuestro sexo no tuviera fronteras ni reglas, pero esto no sería tampoco natural, y menos en la prisión, en la que las relaciones sexuales son todo, menos espontáneas, ya que se solicitan con un mes de antelación en lo que se llama "vis a vis íntimo".

Si hablamos de tensión, también podemos referirnos a la propia tensión sexual no resuelta. La cárcel es un lugar lleno de seres humanos, de un sexo y del otro, de muchas y variopintas inclinaciones sexuales, parafilías, con represión, pero con mucha imaginación,..., y  cientos de oportunidades…

El discurso con un 98% de probabilidades de no ser leído..., aunque ¡quién sabe!

Buenas noches a todas y a todos ustedes.

El mismo día que mi compañera Carolina, trabajadora social y bloggera en las Cuatro Piedras Angulares, me sorprendiera desde Zaragoza vía twiter, de que había quedado finalista en el apartado solidario de los Premios 20 blogs del periódico 20 minutos, aparecía por televisión un demacradísimo exalcalde marbellí saliendo por las puertas de prisión para irse de permiso unos días. Me impresionó ver su pésimo estado de salud y las palabras que dirigió balbuceando a las cámaras: "en la cárcel hay que estar".

El mensaje me llegó, eso que yo estoy allí dentro trabajando día tras día, pero como bien hoy me ha dicho un interno del módulo 4: "Don José*, usted echa sus horas y se va a su casa, con su familia". Hay que hacer un ejercicio tremendo de empatía para hacernos una idea de lo que puede ser pasar un día tras otro sin poder disfrutar de lo más preciado que tenemos, nuestra familia y nuestra libertad.





La escritura de esta bitácor…