Ir al contenido principal

UNA "PRÁCTICAS" EN PRISIÓN



11 de diciembre. Por fin termina una larga espera de 4 años. Mucha gente me había dicho: ¿Estás loca? ¿Prácticas en la cárcel? ¡Qué miedo! Pero ahí estaba: impaciente, nerviosa, ilusionada… Comenzaba para mí el último pasillo por recorrer y así,  acercarme un poquito más al objetivo de ser trabajadora social.

El primer día estuvo lleno de presentaciones, de explorar y observar al máximo todo lo que me iba encontrando. Todo ello, vino de la mano de mi tutor (al que le debemos este blog) y él, fantástico como siempre, me recibió con las mismas ganas e incluso más que yo a él. Este sería el inicio de un aprendizaje basado en la profesionalidad, la experiencia y la diversión. Porque con él es imposible que no te rías al menos 10 veces en la mañana, y eso que queréis que os diga se agradece un montón.
Al principio iba desorientada, no conocía el funcionamiento de la prisión y además vas con una imagen de ella sacada de película (aunque yo no sé qué pelis verá la gente porque en las que yo veo sí que se parece en algunos aspectos). Pensaba que la primera vez que atravesara las rejas me iba a dar impresión, ¡pero que va!, me dio mucho más cuando  entré al módulo. En ese momento me di cuenta de donde estaba realmente.
Pronto empecé a desenvolverme sola. La verdad es que José ha confiado en mí y eso ha hecho que me haya ido superando en las dificultades que me he encontrado. En la primera entrevista me quedé atrancada y miraba al interno como diciendo ¿qué te pregunto yo ahora? Pero cuando haces varias y observas te das cuenta de que todo eso va fluyendo.

 



Desde el primer momento me he implicado, pero cuando empecé a conocer a los internos, sus historias, su familiares… Empiezo a sentirme responsable de realizar una buena intervención con ellos y como siempre me ha dicho José: “Si les dices que vas a hacer algo, lo haces. Si no, no te comprometas” (¡qué gran verdad!).

En general, todo el mundo me ha tratado genial, empezando por los internos de mi módulo de los cuales solo he recibido respeto, buenas charlas y como no, aprendizaje.
De cada una de las personas que he conocido me llevo algo, sobre todo de los trabajadores/as sociales que han estado con nosotros, especialmente de Elena a la que he visto trabajar y he absorbido todo lo que he podido de su profesionalidad y conocimiento y aunque no haya sido mi tutora la voy a tener como referente. De mis compañeros/as de prácticas, por supuesto, que me ha encantado conoceros más y que estoy segura de que esto va a marcar un antes y un después en nuestra relación. De las personas que no me aportan mucho, o más bien nada, también he aprendido… a tener más claro en la vida lo que no quiero ser, así que gracias también.

En especial, y él lo sabe, quiero decirle a José que ni en mis sueños mis prácticas podían haber sido más estupendas. ¡¡Un penta yeahh para ti a nivel mundial!! ;)


PD: El trabajador/a social lleva implícito en su ser la implicación y la apuesta por el ser humano. Hay gente que dice que en ciertos ámbitos esto no debe ser así… Para mí, si se pierde esto se pierde la razón del trabajo social.


                                                                                 
                                                                        Por Macarena M.M.



Comentarios

  1. Hoy escribo desde el otro lado para comentar en mi propio blog.
    Decirte que creo que has absorbido perfectamente tanto nuestras funciones, como la forma de trabajar en este entorno tan complicado y con gente (de fuera y de dentro) aún más complicada.
    Espero tu profesor valore los conocimientos que has adquirido.
    Eres una chica muy cabezona (eso está bien porque conseguirás lo que quieras), transparente (punto que tienes que controlar, pues es una cualidad a todas luces positiva, pero se puede convertir en negativa si no alcanzas un equilibrio), y sobre todo eres muy muy trabajadora y más lista que los "ratones coloraos".
    Ahhh y tu nota es un 10, o casi, que te he tenido que corregir una faltilla de ortografía bastante gorda.
    Enhorabuena eres una TRABAJADORA SOCIAL en MAYÚSCULAS

    ResponderEliminar
  2. Hola Macarena: a veces una ya no se emociona con la misma facilidad, sin embargo, comprobar cómo las nuevas generaciones de trabajadores sociales continúan con ganas de luchar por los derechos de los demás, por convertir este mundo en un lugar más justo y poneros al servicio de esta profesión con entusiasmo y valentía sigue poniéndome la piel de gallina. Creo que vais a ser unos excelentes profesionales.
    Besos Macarena, Carmen, Encarni y José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felicitar a los compañeros que con esa emoción han sabido trasmitir, el trabajo del dia a dia, que nunca es igual y como se nota vuestra implicación y el de Macarena, aun no conociendola se observa en estas lineas su emotividad y respeto a los ciudadanos con los que tenemos que trabajar e implicarnos, esten dentro de una institucion en este caso ó fuera de....Enhorabuena a todos y todas.

      Eliminar
  3. Siempre imaginé que podíamos aprender mucho de tí.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  4. Jose, qué bueno leer esto. ¿Me aceptarías como alumno en prácticas una temporada? También me vale Elena...
    Tiene que ser muy gratificante leer la valoración que hace Macarena. Yo llevo unos años en Servicios Sociales y hasta ahora nunca he tenido alumnado en prácticas, y estoy deseando, hasta lo he planteado en la Universidad, pero trabajar en la zona rural no facilita las cosas.
    Un gran abrazo y ojalá sigas por mucho tiempo formando a futuros profesionales!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre como alumno te aceptamos, pero sería en todo caso un aprendizaje mutuo, ya que tú nos puedes enseñar tanto, o más a nosotros, sobre todo "valores éticos y humanos". Serías un tutor de prácticas de 10, y para muestra no hay nada más que echar un vistazo a las reflexiones de tu blog.
      Seguimos leyéndonos.
      Un abrazo...

      Eliminar

Publicar un comentario

Admito críticas de todo tipo, no te cortes....

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

Entrevista a un terrorista

La primera vez que tuve que entrevistar a un penado por delito de terrorismo, confieso que me sentí algo cohibido ya que todas las compañeras me dijeron que seguramente no querría hablar nada conmigo y que solían ser bastante esquivos y opacos a la hora de dar cualquier información y mucho menos hablar de su entorno familiar y social.

Llego al módulo y le llamo para que venga. A primera vista me impactan sus rasgos físicos, parece más bien nórdico, los ojos muy azules que me escrutan como sí estuviesen viendo a un bicho raro. El usuario está igualmente extrañado de que lo esté llamando y de primeras me dice que no hace falta hablar de nada, ya que por mucho empeño que yo ponga en ayudarle, su caso lo gestiona directamente Madrid, a lo que le contesto aparentando más mal que bien no estar molesto con este comentario, que mi misión no es ayudar a nadie sino intervenir, y en este caso en particular, informar de su situación familiar (a Madrid).

Iniciamos una conversación de lo más norma…