Ir al contenido principal

NAVIDAD ¡PELIGRO DE MUERTE!



¿Que porqué?


Muy sencillo, son fechas de celebrar, de estar en familia, de reunión con los seres más cercanos, más queridos, buenos deseos y promesas.
Trasladaros mentalmente a un espacio reducido y sin posiblidad de salir, al menos a medio o largo plazo.
En Navidad (aunque suele ser siempre) tenemos que estar en alerta máxima, pues son las fechas con mayor incidencia de suicidios o muertes por sobredosis (cada uno tiene su forma de evadirse de sus problemas y de la realidad que le rodea). Por esta razón, todo el personal al completo, tanto de vigilancia, como el de Tratamiento (área a la que pertenecemos lxs Trabajadorxs Sociales), Servicios Médicos, Area de Seguridad y los mismos internos, debemos intentar agudizar al máximo nuestro radar para prevenir cualquier intento autolítico.


Está claro que corresponde a la Institución Penitenciaria “velar por la vida, la integridad y la salud de los internos e internas” (artículo 3.4 de la Ley Orgánica General Penitenciaria), por este motivo se viene desarrollando en todos sus establecimientos penitenciarios programas individualizados de detección y prevención de conductas suicidas. (Ahí os dejo el enlace, por si os interesa ampliar).


El índice de suicidios general (personas en libertad) se sitúa en el 4 por 100.0000. Por cada suicidio en la calle se producen 17 dentro de las prisiones.

.....Date un tiempo para digerir esto....
 y ahora..............otro para valorar que es lo que puede estar pasando.






En varios informes diferentes de Instituciones Penitenciarias atribuyen a la reforma legislativa de 2003 para el endurecimiento de las penas el fuerte incremento del número de suicidios en las cárceles:

El estudio, "El suicidio en la institución penitenciaria" que promovió en su momento Mercedes Gallizo (ya estoy liado con su libro y habrá crítica, seguro), analiza la evolución de los suicidios en los últimos meses y concluye que entre las causas que impulsan a los internos a quitarse la vida está la falta de expectativas de recuperar la libertad con las dificultades que plantea la nueva legislación para acceder al régimen abierto.  Y es que la citada reforma obliga a un "cumplimiento de las penas mucho más severo, con la implantación de periodos de seguridad, alargamiento del tiempo efectivo de cumplimiento y dificultad de obtención de beneficios penitenciarios". De hecho, denuncia el informe, estas trabas para lograr el régimen abierto y las "graves barreras para la obtención de libertad" provocan el aumento de los suicidios sobre todo entre los presos que se encuentran más cerca de salir a la calle.
Ojo a esto, más de un 25 por ciento de las personas que se habían quitado la vida, habían extinguido las tres cuartas partes de sus condenas o le quedaban menos de cien días para extinguirlas", apunta.


  Desgraciadamente la sociedad moderna es compleja, y la cárcel, es para muchos de nuestros usuarios el último trayecto hacia la autodestrucción en un libro cuyo final viene escrito desde su nacimiento.Víctimas de la injusticia, la marginalidad, la carencia de formación humana, la intolerancia de algunos sectores sociales y la existencia de gobernantes irresponsables e incompetentes.
Estas personas, responderán de sus actos ante el sistema, pagarán con duras condenas sus errores, se reencontrarán de nuevo con la libertad (en el mejor de los casos), llevando a sus espaldas para el resto de sus vidas secuelas físicas y mentales y desafortunadamente un grave proceso de estigmatización social. No quiero ser políticamente correcto. Este predictivo y macabro cuento que te acabo de contar para darte el día en estas fechas tan happies, desde luego no se puede extrapolar a toda la población penitenciaria (faltaría más), pero te aseguro que sí a un tanto por ciento muy elevado.





Moraleja: Cada suicidio es un drama, una familia rota, una pieza perdida de un puzzle global, un fracaso, no debemos mirar hacia otro lado...

Moraleja 2: la navidad es para los niños, y para los niños grandes, felicidades a todxs.







Comentarios

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

Entrevista a un terrorista

La primera vez que tuve que entrevistar a un penado por delito de terrorismo, confieso que me sentí algo cohibido ya que todas las compañeras me dijeron que seguramente no querría hablar nada conmigo y que solían ser bastante esquivos y opacos a la hora de dar cualquier información y mucho menos hablar de su entorno familiar y social.

Llego al módulo y le llamo para que venga. A primera vista me impactan sus rasgos físicos, parece más bien nórdico, los ojos muy azules que me escrutan como sí estuviesen viendo a un bicho raro. El usuario está igualmente extrañado de que lo esté llamando y de primeras me dice que no hace falta hablar de nada, ya que por mucho empeño que yo ponga en ayudarle, su caso lo gestiona directamente Madrid, a lo que le contesto aparentando más mal que bien no estar molesto con este comentario, que mi misión no es ayudar a nadie sino intervenir, y en este caso en particular, informar de su situación familiar (a Madrid).

Iniciamos una conversación de lo más norma…