Ir al contenido principal

El discurso con un 98% de probabilidades de no ser leído..., aunque ¡quién sabe!


Buenas noches a todas y a todos ustedes.

El mismo día que mi compañera Carolina, trabajadora social y bloggera en las Cuatro Piedras Angulares, me sorprendiera desde Zaragoza vía twiter, de que había quedado finalista en el apartado solidario de los Premios 20 blogs del periódico 20 minutos, aparecía por televisión un demacradísimo exalcalde marbellí saliendo por las puertas de prisión para irse de permiso unos días. Me impresionó ver su pésimo estado de salud y las palabras que dirigió balbuceando a las cámaras: "en la cárcel hay que estar".

El mensaje me llegó, eso que yo estoy allí dentro trabajando día tras día, pero como bien hoy me ha dicho un interno del módulo 4: "Don José*, usted echa sus horas y se va a su casa, con su familia". Hay que hacer un ejercicio tremendo de empatía para hacernos una idea de lo que puede ser pasar un día tras otro sin poder disfrutar de lo más preciado que tenemos, nuestra familia y nuestra libertad.


                                  


La escritura de esta bitácora ha significado para mí, aparte de una terapia personal donde expreso críticas y sentimientos encontrados, una forma de dar a conocer parte de este complejo submundo, apartado y olvidado del resto de la sociedad extramuros. Me ha dado la posibilidad de interaccionar con gente de todo el planeta, un planeta virtual sin países ni fronteras, sin pateras ni refugiados, además de cientos y cientos de profesionales dedicados a la consecución de un sistema social más justo y equitativo, en fín, lo que en la teoría sería un Estado de Bienestar en toda regla.

Para eso nos hemos preparado los y las trabajadoras sociales, desde una profesión donde holísticamente intervenimos con nuestros usuarios y usuarias, sus familias, su entorno más cercano y más lejano, la sociedad en general, con todo tipo de programas, persiguiendo la igualdad ante los derechos humanos más básicos y una efectiva Justicia Social.

Dejar clarísimo ante ustedes que nos duele ya la boca de corregir que "no somos asistentas", sino que somos técnicos comprometidos y convencidos del gran potencial de las personas. Les ayudamos a que sean capaces de ser artífices y protagonistas de su propio cambio.  

Me consta que en las diferentes administraciones o empresas en las que prestamos nuestros servicios como trabajadores "de trincheras" solemos ser moscas cojoneras, sobre todo cuando nos topamos con algunos cargos políticos. No busquemos la palmadita en el hombro del jefe, quedémonos con el agradecimiento sincero de ese interno o con el de su madre, los cuales la mayoría de veces lo único que reclaman es ser escuchados e informados de cuestiones que nos sorprenden por su banalidad, y sin embargo, a estos les supone un mundo. Qué estresante es el desconocimiento, ¿no lo creen ustedes?

No somos ni mucho menos, los salvadores de la humanidad, pero no duden ni por un momento de que podríamos estar integrados en el Equipo Multidisciplinar que sería capaz de lograr tan utópica proeza.

                                              


El encontrarme aquí va dedicado primero a mi familia, tanto la de origen por su cariño y su forma de educarme, así como la creada, que ha sido la elegida por mí, y al fruto obtenido entre ambos, mis dos hijos. Otra libre elección y otra familia, mis amigos.

A todas/os las/os trabajadoras/es sociales de todos y cada uno de los Servicios Sociales existentes (a los que ejercen, a los que lo estudian, a los que desean ejercerlo con toda su alma y a los que, sin serlo, lo son de corazón), por nuestro compromiso con los derechos humanos. A la Plataforma de Defensa del Trabajo Social, por eso mismo, por la defensa de la profesión desde las trincheras, tanto virtuales como a pié de calle. A la resucitada Asociación de Trabajadores Sociales de Instituciones Penitenciarias, porque juntos estamos mejor que revueltos.

A todas las personas que trabajan en la prisión de Almería, algo así como una gran familia de unos 400 miembros, a todos y a todas, del primero hasta el último. A mis usuarios del módulo 4, los que ya están en semilibertad o en libertad condicional, y a los familiares de unos y otros.

A cada una de las personas que leen mis reflexiones, las comentan, las critican o las aplauden, da igual, tan lícito es lo uno como lo otro.

Por último, aclarar que no conozco a nadie del Jurado, no hay cohecho, ni trato de favor alguno, ya que visto como está el panorama, quiero dejarlo bien claro.



                                       
                                                         




(*)  En estas casas, el Don y la Doña va aparejado por norma general a todos los que trabajamos aquí, por más que insista en decirles que no merezco tan ilustre tratamiento. Es algo parecido a la eterna lucha asistenta/trabajadora social.




                                             Me encanta por dos cosas:
                                                     1.- por su mensaje
                                                     2.- porque huele a verano... 

Comentarios

  1. Hola José Manuel,
    me ha gustado mucho. Ojalá puedas leer este discurso.
    Y muchas gracias por la mención. A mí me lo dijeron los chicos de la web Pedir Ayudas.
    Suerte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final todo es una gran cadena. Es lo bueno de las redes hoy en día, también el haber conocido gente estupenda y grandes profesionales. El porcentaje es mínimo, aún así yo ya me siento ganador... Gracias compañera...;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Admito críticas de todo tipo, no te cortes....

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

Entrevista a un terrorista

La primera vez que tuve que entrevistar a un penado por delito de terrorismo, confieso que me sentí algo cohibido ya que todas las compañeras me dijeron que seguramente no querría hablar nada conmigo y que solían ser bastante esquivos y opacos a la hora de dar cualquier información y mucho menos hablar de su entorno familiar y social.

Llego al módulo y le llamo para que venga. A primera vista me impactan sus rasgos físicos, parece más bien nórdico, los ojos muy azules que me escrutan como sí estuviesen viendo a un bicho raro. El usuario está igualmente extrañado de que lo esté llamando y de primeras me dice que no hace falta hablar de nada, ya que por mucho empeño que yo ponga en ayudarle, su caso lo gestiona directamente Madrid, a lo que le contesto aparentando más mal que bien no estar molesto con este comentario, que mi misión no es ayudar a nadie sino intervenir, y en este caso en particular, informar de su situación familiar (a Madrid).

Iniciamos una conversación de lo más norma…

Funciones de los Trabajadores Sociales en Prisión (Versión ampliada y mejorada, creo)

Cuando uno inicia una aventura como la de escribir un blog, vas aprendiendo con el tiempo, intentas no cometer errores, vas adquiriendo cierta soltura con la escritura, las nuevas tecnologías, intentas ser constante, vamos, te comes el coco...

Me llama la atención la gran cantidad de visitas y de aceptación que tiene una de mis primeras entradas, la referida a las funciones de los trabajadores sociales en prisión en la que cometí lo que para mí fué un error (por inexperiencia, por pereza, o por ambas cosas) de copiar y pegar una serie de funciones muy específicas que encontré descritas en un documento (que no están mal tampoco, que conste). Decidí hacerlo ante el número de llamadas que recibíamos en nuestro Departamento por parte de alumnas y alumnos de la Facultad de Trabajo Social que querían conocer nuestra actividad funcional.





Una luz se enciende en alguna de mis adormiladas neuronas ¡Actividades, efectivamente...!


Llevo un tiempo dándole vueltas a este asunto que me gustaría aclarar…