Ir al contenido principal

"Justicia tardía no es justicia"



William Shakespeare ya expresaba en Hamlet: "la Justicia es uno de esos males de los que el hombre sólo puede librarse mediante el suicidio".

Tampoco es cuestión de emular las trágicos episodios del citado escritor, pero compartiréis conmigo que la lentitud que lastra la actual Justicia, ocasiona desesperación y angustia a cualquiera con algo de sangre en las venas. En el caso de que realmente seamos conscientes de nuestra culpabilidad y asumamos la autoría los hechos cometidos, esta lentitud puede incluso beneficiarnos en cierto modo. Pero ahora pensad fríamente, que hayamos sido detenidos y acusados de algo de cierta entidad, pasar por un Calvario "que ni Jesucristo" hubiera deseado para nadie, para finalmente ser absuelto con la venia de los miembros del Tribunal de turno.


                                            
                                       

Traduciendo esta situación a un lenguaje matemático, esta sería una regla de tres simple inversa: cuanto mayor sea el tiempo necesario para la resolución de un asunto legal grave, menores serán las posibilidades reales de normalización de la situación tanto personal, como familiar y social, de cualquiera de las personas que se ven inmersas en una causa judicial.

He entrecomillado el título de este post, pues no ha sido fruto de mi ingeniosa imaginación, sino el lema empleado por miles de juristas de nuestro país para hacernos partícipes al resto de la sociedad del grave problema que atraviesa la administración de Justicia, donde se van amontonando millones y millones de legajos y futuras fechas de juicios, allá por el 2020, o vete tú a saber...



                                  



Sin irnos muy lejos, aquí mismo,  una parte del Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de El Ejido nos honró durante unos meses con su estancia en nuestras instalaciones penitenciarias allá por el 2009 después de dejarles a los vecinos de esta localidad un púa millonarisisísima. Sean culpables o inocentes de los cargos, las cifras de folios, abogados, testigos, archivos, son mareantes. Para este tipo de tramas tan complejas, puede que esta tardanza sea incluso normal, algo que tampoco me parece lógico. Creo incluso, que algunos de los imputados ya no tendrán que rendir cuenta alguna, al menos en este mundo...

En otro orden de cosas, estamos encontrándonos casos de usuarios/as con delitos muy esporádicos, cometidos en momentos de asfixia económica o mediatizados por un consumo de tóxicos desaforado, a los que tras una primera detención o prisión preventiva, y su posterior puesta en libertad, les seguirá esta larga espera judicial, con un sinfín de citaciones, pruebas, resoluciones, aplazamientos, sentencias y recursos, seguidas de nuevas sentencias y nuevos recursos, o rizando el rizo, que lleguen  a encontrarse en búsqueda y captura, por desconocimiento de su ya, formalizada condena.
Este tipo de situaciones, que ya os advierto que no son tan ocasionales, pueden llevar aparejadas, el que durante este tiempo, la persona en cuestión, haya logrado superar los obstáculos tanto económicos como de dependencia, normalizado su vida familiar y/o de pareja, tenido descendencia, logrado un puesto de trabajo, en fin, haber logrado su plena reinserción en la sociedad, a la que ahora el Equipo de Tratamiento tiene que intentar re-reinsertar nuevamente.
Ahí estamos, como no, tanto desde dentro como fuera, el sistema público de Servicios Sociales para intentar enmendar la plana, tanto directa como indirectamente, estaréis conmigo ¿No?
   

Existen ya algunas sentencias (os paso esta del TC) otorgando amparo hacia situaciones de vulneración del derecho a tener un proceso judicial sin dilaciones indebidas, expresando de manera clara que, aunque existan deficiencias en la estructura u organización y una enorme carga de trabajo en el Juzgado, no queda legitimado para tal retraso. Será el Estado quién debe proveer la dotación y los medios necesarios para un correcto desarrollo de sus funciones.



Y hablando de Estado, primeramente tasas, haciendo de la Justicia una autopista con peajes, ahora parece que no (al menos para las personas físicas). Y a todo esto... ¿Donde demonios han ido a parar las dichosas tasas?

Chao ;)












Comentarios

  1. Hola José Manuel,
    esto me recuerda una anécdota muy antigua. Cuando tenía 14 años estaba en catequesis y me llamaron a casa unos chavales de la parroquia mayores que yo para que bajase a firmar porque iban a presentar las firmas para que otro de la parroquia no fuese a la cárcel. El caso fue como explicas, un chico que en su día consumió drogas, cometió algún delito, después lo dejó, y a toro pasado le salía la sentencia, cuando ya tenía pareja y una vida mucho más ordenada.
    La lentitud de la justicia hace que no la podamos llamar justicia.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A otros/as sin embargo les viene genial que sus asuntos descansen en el limbo, llamémosle judicial. Creo sinceramente que tenemos un excelente sistema judicial en España, peeeero! La retahíla mejor para otro día, que me canso, jejeje...
      Un saludo, feliz mayo ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Admito críticas de todo tipo, no te cortes....

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

Entrevista a un terrorista

La primera vez que tuve que entrevistar a un penado por delito de terrorismo, confieso que me sentí algo cohibido ya que todas las compañeras me dijeron que seguramente no querría hablar nada conmigo y que solían ser bastante esquivos y opacos a la hora de dar cualquier información y mucho menos hablar de su entorno familiar y social.

Llego al módulo y le llamo para que venga. A primera vista me impactan sus rasgos físicos, parece más bien nórdico, los ojos muy azules que me escrutan como sí estuviesen viendo a un bicho raro. El usuario está igualmente extrañado de que lo esté llamando y de primeras me dice que no hace falta hablar de nada, ya que por mucho empeño que yo ponga en ayudarle, su caso lo gestiona directamente Madrid, a lo que le contesto aparentando más mal que bien no estar molesto con este comentario, que mi misión no es ayudar a nadie sino intervenir, y en este caso en particular, informar de su situación familiar (a Madrid).

Iniciamos una conversación de lo más norma…