Ir al contenido principal

Viva la perra que te parió...



Jamás una orla universitaria había sido tan retuiteada... Y nunca mejor dicho...

Ayer en las redes sociales (y menudo revuelo se ha armado), la foto de grupo de recién graduados en Trabajo Social era protagonista, y entre todos, una estudiante muy especial, la cual en la foto adjunta podéis visualizar en la primera fila a la derecha. A estas alturas seguramente ya sabréis de quién os hablo. Idena es la perra guía de Arturo, un invidente que acaba de terminar Trabajo Social. Y lo más chocante a estas alturas de la vida, verles a ambos en la orla de su promoción.
Como trabajador social me siento muy satisfecho por el afán superador de ambos y de la gran idea de la Universidad de Cádiz de incluirla junto a su inseparable compañero. Me comenta un amigo vía whatssap, que ya existía otro perro Graduado en Trabajo Social por la Universidad de Huelva  en años anteriores y otro Licenciado en Historia por la Universidad de Santiago de Compostela, cosa que me alegra.


                                      12088279_888429881251574_5542405948146459346_n


Al hilo de lo expuesto, he caído en que nunca os he hablado de la existencia de animales dentro de la prisión, y con esto no me refiero a los típicos pajaritos que se posan en el hombro del preso en las películas (en la realidad también), ni de los perros policías que vienen junto a sus adiestradores  buscando posibles rastros de droga dentro del centro.
Hoy me centraré en la labor terapéutica y tratamental realizada con animales dentro de la prisión recogida dentro del programa TACA (Terapia Asistida con Animales). Este programa se implementa en las prisiones españolas en el 2005 y viene dando buenos resultados con los internos. Normalmente se realiza con perros que vivirán de manera permanente dentro del Centro Penitenciario, aunque también existe alguno específico con caballos.

A los internos se les selecciona tras una evaluación psicosocial, y tras ser incluido este programa dentro de su Plan Individual de Tratamiento. Los internos deben hacerse cargo, tanto de su cuidado, como de su higiene. Suelen ir dirigidos principalmente a esta tipología de internos: con enfermedades mentales y/o discapacitados, jóvenes, mujeres, internos en primer o tercer grado (si desconoces el sistema de grados en este post lo explico de manera muy sencilla)


Estos programas generan cambios beneficiosos en tres áreas:

Area tratamental: Mejorando la autoestima, desarrollo de habilidades sociales, control de impulsos y agresividad, hábitos de vida saludable, mejora del estado de ánimo en internos de prevención de suicidio, mejores perspectivas de futuro.

Area Penitenciaria: Mejor relación entre internos y profesionales, aumento de la motivación para participar en las actividades del centro, ayuda a conseguir beneficios penitenciarios por buena conducta, mejor adaptación de los internos a las rígidas normas regimentales.

Area Personal: Mejora de las relaciones socio-familiares, afrontamiento del estrés y disminución de la ansiedad, mayor asunción de responsabilidades.


 Una cosa tan aparentemente sencilla puede obrar cambios conductuales en los internos impresionantes, tanto para su desarrollo emocional con la adquisición de mayor confianza, autoestima y responsabilidad,  así como mejorando la empatía y una actitud más sana en general.  Puede servir como efecto inhibidor ante problemas mentales. 

                                                         

No hace falta recalcar que se garantiza un correcto trato a los animales que forman parte de este tipo de programas terapeúticos, siendo primordial tanto su bienestar físico como mental, y siempre supervisados por los profesionales del programa y por los funcionarios que garantizan su seguridad. Disponen también de un espacio tanto amplio como digno.



Estoy encantado de tener un nuevo colega de profesión perruno, en el mejor sentido de la palabra. A ver si otro tipo de perrunos/as humanos/as van tomando nota... Porque en los animales no hay lugar a prejuicios de ningún tipo, jamás nos juzgarán por nada...


Hasta pronto








Comentarios

  1. Felicidades a las futuras trabajadoras sociales.Ha empezado esta época del año que a muchos pone tan melancólicos, y que muchos otros disfrutan porque el calor ya nos dice adiós, por sus colores tan especiales. Hoy os traigo un post sobre ruedas, deseó que lo disfrutes. Me sigues Elracodeldetall.blogspot.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Admito críticas de todo tipo, no te cortes....

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

El mito de la pastilla de jabón que siempre termina cayéndose...

Este post es el fruto de un vis a vis entre diferentes perspectivas sobre un mismo tema, la de una sexóloga y la mía.

 La cárcel es un medio dicotómico en cuanto a la sexualidad se refiere. Por un lado es un inmenso caldo de cultivo para las bajas pasiones, y sin embargo, el régimen penitenciario es el antilíbido más potente por sus lógicas reglas y normas que rigen la convivencia en el interior.
Y es que ojalá todos fuéramos Christian Grey y nuestro sexo no tuviera fronteras ni reglas, pero esto no sería tampoco natural, y menos en la prisión, en la que las relaciones sexuales son todo, menos espontáneas, ya que se solicitan con un mes de antelación en lo que se llama "vis a vis íntimo".

Si hablamos de tensión, también podemos referirnos a la propia tensión sexual no resuelta. La cárcel es un lugar lleno de seres humanos, de un sexo y del otro, de muchas y variopintas inclinaciones sexuales, parafilías, con represión, pero con mucha imaginación,..., y  cientos de oportunidades…

El discurso con un 98% de probabilidades de no ser leído..., aunque ¡quién sabe!

Buenas noches a todas y a todos ustedes.

El mismo día que mi compañera Carolina, trabajadora social y bloggera en las Cuatro Piedras Angulares, me sorprendiera desde Zaragoza vía twiter, de que había quedado finalista en el apartado solidario de los Premios 20 blogs del periódico 20 minutos, aparecía por televisión un demacradísimo exalcalde marbellí saliendo por las puertas de prisión para irse de permiso unos días. Me impresionó ver su pésimo estado de salud y las palabras que dirigió balbuceando a las cámaras: "en la cárcel hay que estar".

El mensaje me llegó, eso que yo estoy allí dentro trabajando día tras día, pero como bien hoy me ha dicho un interno del módulo 4: "Don José*, usted echa sus horas y se va a su casa, con su familia". Hay que hacer un ejercicio tremendo de empatía para hacernos una idea de lo que puede ser pasar un día tras otro sin poder disfrutar de lo más preciado que tenemos, nuestra familia y nuestra libertad.





La escritura de esta bitácor…