Ir al contenido principal

JUSTICIA INJUSTA o INJUSTICIA JUSTA


 "¿22 años?, ¿Será broma no?" Eso nos decíamos mi mujer y yo cuando escuchábamos las noticias ayer al mediodía. Pues se ve que sí, que son 22 años de condena los que le han caido al hombre que entró en el domicilio del “honorable Sr. extesorero que esquía en Suiza”. Vestido de cura se metió en la casa del susodicho manteniendo retenidos a la “honorable esposa e hijo” y a la asistenta del hogar.

 La sorpresa es aún mayor cuando sigues entrando en materia y te enteras que la propia fiscalía le estaba pidiendo 18 años de condena, pero parece ser que ha tirado más la petición de la acusación particular o su humilde bufete de abogados por el “sustazo” que se llevaron. Esta “pobre” familia solicitaba entre 25 y 29 años de cárcel. Te dejo la sentencia aquí.






No se puede justificar de ninguna de las maneras la actuación del condenado, pero ¿no producen igual o más daños irreparables otro tipo de delincuentes con delitos de sangre, violencia de género, de índole sexual e, incluso, de guante blanco? (por poner un ejemplo, el mismo marido y padre de los denunciantes y otra gentuza de esa misma calaña).

 Otra cuestión llamativa es la celeridad con la que se ha solventado el tema, más propio de un juicio rápido que de un sumario. Me he estado informando con los compañeros juristas del Centro, que también se extrañan de lo mismo, pues un sumario se lleva perfectamente un año y este espinoso tema se ha resuelto en cuestión de seis meses (los hechos sucedieron el pasado Octubre de 2013). Esta rapidez se suele dar en casos en los que está muy claro el delito y hay pocas personas implicadas en el asunto. Hasta ahí todo bien.

 A este falso cura ¿le habrían condenado a los mismos años en caso de haber entrado a mi propio domicilio o quizás al tuyo? Seguramente no. La razón fundamental es que ni tú ni yo, quizás, tengamos nada de valor que ocultar en nuestra casa. Tampoco tenemos a un prestigioso bufete de abogados que nos defendiese ante tal situación, nos conformaríamos seguramente con el que nos proveyese el Estado.

 El quid de la cuestión es la pasta. El dinero no lo compra todo, por ahí no voy, pues yo creo en la JUSTICIA, pero sí observo que puede fallar la forma de interpretarla e incluso de legislar leyes. Lo que sí está claro es que con dinero se pagan buenos abogados y buenos “agarraeros”, como decimos por aquí, que pueden hacer posible lo que a todas luces parece imposible.

 Y para finalizar, un ejercicio de roleplaying para ponernos en la piel de algunos internos, familiares y de gran parte de la sociedad. A ver cómo nos comemos que los jueces de determinadas causas sean juzgados (hasta ser condenados) antes que los propios imputados, (últimamente, banqueros y políticos aforados) incluso dentro de las mismas causas
 Y cómo asimilan las verdaderas víctimas de violaciones, violencia de género, padres que no encuentran a sus hijos, alcohólicos al volante o conductores a la fuga, etc..., multitud de sentencias light, sentencias sin consecuencias penales o sencillamente “no sentencias”.      

 Algo que quizás se nos escapa y que no logro entender, es cómo se le ocurre a alguien abrir las puertas de su casa a cualquier individuo con sotana, por muy en nombre de la Iglesia que venga. 
Y es que, amigas y amigos, "el hábito no hace al monje".

Comentarios

  1. Es indignante, por supuesto. Pero lamentablemente se repite continuamente: aquí siempre pagan los mismos... que no son los que deberían pagar, claro. ¡Una vergüenza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad Pepe....¡qué asco!
      Pues nada.....¡Pasen y vomiten!

      Eliminar
  2. Esta claro que la Justicia ha perdido su equilibrio,...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No deberíamos dejar de creer en nuestra justicia. Lo lamentable es que muchas personas ya no creen en ella. Como me dijo ayer una compañera "poderoso caballero es don dinero" al igual que me dijo que se siente totalmente desprotegida. Y ya si te cuento la opinión de algunos internos............Pa rato tenemos!!

      Eliminar
  3. Que vergüenza..es vomitivo!!!!! todos somos iguales ante la ley!!!!!!!?¿?¿?¿?¿?¿ arggggggggggggg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Iguales? Iguales por los c´`^^+*¿@s.... jajajaja
      Reseteo total es lo que necesitamos.....
      Un saludo Debora!

      Eliminar
  4. JM e gustaría realizarte una consulta en privado, pero no sé si puedo contactar contigo de algún modo... o te paso mi correo por aquí?

    ResponderEliminar
  5. Prueba a mandarme un mensaje por Twitter en privado y te mandó mi dirección. Lo estoy intentado por blogger pero nada de nada. Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Admito críticas de todo tipo, no te cortes....

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

El mito de la pastilla de jabón que siempre termina cayéndose...

Este post es el fruto de un vis a vis entre diferentes perspectivas sobre un mismo tema, la de una sexóloga y la mía.

 La cárcel es un medio dicotómico en cuanto a la sexualidad se refiere. Por un lado es un inmenso caldo de cultivo para las bajas pasiones, y sin embargo, el régimen penitenciario es el antilíbido más potente por sus lógicas reglas y normas que rigen la convivencia en el interior.
Y es que ojalá todos fuéramos Christian Grey y nuestro sexo no tuviera fronteras ni reglas, pero esto no sería tampoco natural, y menos en la prisión, en la que las relaciones sexuales son todo, menos espontáneas, ya que se solicitan con un mes de antelación en lo que se llama "vis a vis íntimo".

Si hablamos de tensión, también podemos referirnos a la propia tensión sexual no resuelta. La cárcel es un lugar lleno de seres humanos, de un sexo y del otro, de muchas y variopintas inclinaciones sexuales, parafilías, con represión, pero con mucha imaginación,..., y  cientos de oportunidades…

El discurso con un 98% de probabilidades de no ser leído..., aunque ¡quién sabe!

Buenas noches a todas y a todos ustedes.

El mismo día que mi compañera Carolina, trabajadora social y bloggera en las Cuatro Piedras Angulares, me sorprendiera desde Zaragoza vía twiter, de que había quedado finalista en el apartado solidario de los Premios 20 blogs del periódico 20 minutos, aparecía por televisión un demacradísimo exalcalde marbellí saliendo por las puertas de prisión para irse de permiso unos días. Me impresionó ver su pésimo estado de salud y las palabras que dirigió balbuceando a las cámaras: "en la cárcel hay que estar".

El mensaje me llegó, eso que yo estoy allí dentro trabajando día tras día, pero como bien hoy me ha dicho un interno del módulo 4: "Don José*, usted echa sus horas y se va a su casa, con su familia". Hay que hacer un ejercicio tremendo de empatía para hacernos una idea de lo que puede ser pasar un día tras otro sin poder disfrutar de lo más preciado que tenemos, nuestra familia y nuestra libertad.





La escritura de esta bitácor…