Ir al contenido principal

INFOXICACIÓN PENITENCIARIA




Infoxicación o infobesidad es el estado en el que se tiene más información para procesar de la que humanamente es posible. Lo más increíble es que este neologismo fué acuñado por Alfons Cornellá antes de la existencia de google, así que a fecha de hoy, estaríamos “hiperinfoxicados”.

Este estado de bombardeo informativo puede llegar a producir un efecto contrario al deseable, esto es, estar peor informados y/o confundidos e, inclusive generar auténticos estados de ansiedad. Quién no ha realizado la famosa “técnica del rumor” en algún curso o prácticas.

Otro posible efecto sería el “letargo social”, propio de la situación que vivimos actualmente. Entiendo que una sociedad ignorante es más fácilmente manipulable. Una democracia sin conocimiento vendría a ser una especie de falsa escenificación de la capacidad que tenemos los ciudadanos para valorar y así elegir las opciones que proponen quienes se autodefinen como exponentes del sentir social.

Distinta o complementaria (según) sería la Educaciónclave para conseguir la plena y deseable integración social. Esta sí es para mí la meta primordial en una sociedad de primer orden, que aspire a niveles óptimos tanto de justicia, de economía, de política o de derechos sociales justos.






Ahora, traslademos el tema de la intoxicación informativa al ámbito penitenciario. Os comento que dentro de una prisión no existe acceso al teléfono móvil, a Internet, a las redes sociales, etc... Dentro la información del exterior vendría dada por la prensa, la televisión, la familia, por los profesionales del medio o por el boca a boca entre ellos.
La infoxicación penitenciaria proviene sobre todo de la gran cantidad de información tanto procesal, penal y/o tratamental que tienen que gestionar, controlar y ordenar mentalmente los propios internos, los cuales entre ellos crean una serie de afirmaciones falsas o bulos más propios de la “técnica del rumor” que anteriormente cité. Son tantas versiones distintas acerca de los mismos asuntos y tanto el tiempo libre para no parar de darle vueltas a lo mismo, que se crean afirmaciones auténticamente increíbles y/o surrealistas. Si alguna vez has trabajado en este medio te sonará por ejemplo esto: “si me caso me quitan seis meses de condena ¿no?”..…

La labor informativa es primordial dentro de un módulo penitenciario para aclarar todo este tipo de dudas o preguntas, las cuales generan un estrés añadido tanto al usuario como a su familia. Y es que para un Trabajador Social aquí, es un tanto por ciento elevadísimo de nuestro tiempo el que empleamos en informar tanto al interno, a su familia como a otras administraciones. Es exponencialmente mayor que el que empleamos en intervenir propiamente.

Es esta información aclaratoria realmente la demanda o prestación más solicitada por parte de nuestros usuarios y usuarias. Y un buen Educador o Educadora también es clave, pero eso ya es harina de otro costal.....
  


Y sin ánimo de infoxicaros bajo ningún concepto, os quiero presentar el blog de mi compañera Elena. El título en sí es muy sugerente: Preventiva reincidente. Te presentará seguramente, y conociéndola como la conozco, una información crítica pero argumentada desde la más seria teoría. Una Trabajadora Social que ha escrito algunos post para este espacio y me ha ayudado en otros. Somos como la noche y el día, pero tenemos algo en común: nos gusta nuestro trabajo, y mejor o peor, lo hacemos.


Mucha suerte compañera. 



Comentarios

  1. Qué tema más interesante has elegido... La verdad es que la información falsa hace mucho daño, especialmente cuando es la única a la que puedes acceder. Felicidades por la entrada.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades a ti también por tu valentía! Buenísima tu entrada y buenísimas las reacciones generadas.... Jajaajaj 😉

    ResponderEliminar
  3. La cultura carcelaria es una subcultura empapada de tópicos y axiomas, que en realidad son falsos, pero los intuyen (los internos) como verdaderos, alimentada por el boca a boca y el acceso limitado al exterior. Cuanto menos contacto con el exterior más se incrementa esta subcultura. El trabajo de los profesionales de la Prisión debe fundamentarse en la información, educación y en la socialización. Coincido contigo en que este elemento educativo e informativo es básico para lograr un buen fin al tratamiento penitenciario. Y para conseguir esta reinserción debemos implicarnos todos e incrementar la colaboración entre profesionales (incluida vigilancia). Mi opinión personal es generalizar el modelo de Junta de Tratamiento de la UTE, donde en el equipo multidisciplinar tenemos a los compañeros de vigilancia. Es cierto que hay un Jefe de Servicios en la Junta de Tratamiento, pero no es lo mismo, no es el funcionario del módulo del interno, que se esté estudiando la cuestión.
    En otro orden de cosas, creo que (es mi opinión personal) la Secretaría General actual no cree en la reinserción en el fondo y todo lo hace por apariencia y guardar las formalidades de lo políticamente correcto, pues de otra manera no me explico por qué en los módulos de respeto y UTEs continúan suspendidas las visitas familiares dentro del propio módulo. Las familias al observar cómo era su vida día a día, conocer a su compañero de celda, etc. se implicaban aún más en la reeducación de su familiar interno. Al llevar casi dos años suspendidas hemos dado un paso atrás. Las salidas de permiso terapéutico es otro ejemplo de retroceso. Éstas deben entenderse como un elemento previo al permiso ordinario. Pues bien, la Secretaría General ha recortado estas salidas hasta niveles inasumibles, coincidentes con los internos que ya están saliendo de permiso ordinario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absoluta y contundentemente al 100% deacuerdo contigo!! Lo has clavao... Gracias por tu comentario. Un saludo

      Eliminar

Publicar un comentario

Admito críticas de todo tipo, no te cortes....

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

El mito de la pastilla de jabón que siempre termina cayéndose...

Este post es el fruto de un vis a vis entre diferentes perspectivas sobre un mismo tema, la de una sexóloga y la mía.

 La cárcel es un medio dicotómico en cuanto a la sexualidad se refiere. Por un lado es un inmenso caldo de cultivo para las bajas pasiones, y sin embargo, el régimen penitenciario es el antilíbido más potente por sus lógicas reglas y normas que rigen la convivencia en el interior.
Y es que ojalá todos fuéramos Christian Grey y nuestro sexo no tuviera fronteras ni reglas, pero esto no sería tampoco natural, y menos en la prisión, en la que las relaciones sexuales son todo, menos espontáneas, ya que se solicitan con un mes de antelación en lo que se llama "vis a vis íntimo".

Si hablamos de tensión, también podemos referirnos a la propia tensión sexual no resuelta. La cárcel es un lugar lleno de seres humanos, de un sexo y del otro, de muchas y variopintas inclinaciones sexuales, parafilías, con represión, pero con mucha imaginación,..., y  cientos de oportunidades…

El discurso con un 98% de probabilidades de no ser leído..., aunque ¡quién sabe!

Buenas noches a todas y a todos ustedes.

El mismo día que mi compañera Carolina, trabajadora social y bloggera en las Cuatro Piedras Angulares, me sorprendiera desde Zaragoza vía twiter, de que había quedado finalista en el apartado solidario de los Premios 20 blogs del periódico 20 minutos, aparecía por televisión un demacradísimo exalcalde marbellí saliendo por las puertas de prisión para irse de permiso unos días. Me impresionó ver su pésimo estado de salud y las palabras que dirigió balbuceando a las cámaras: "en la cárcel hay que estar".

El mensaje me llegó, eso que yo estoy allí dentro trabajando día tras día, pero como bien hoy me ha dicho un interno del módulo 4: "Don José*, usted echa sus horas y se va a su casa, con su familia". Hay que hacer un ejercicio tremendo de empatía para hacernos una idea de lo que puede ser pasar un día tras otro sin poder disfrutar de lo más preciado que tenemos, nuestra familia y nuestra libertad.





La escritura de esta bitácor…