Ir al contenido principal

Rescoldos de sexismo en la Ley Penitenciaria



Empecemos: 

Artículo 82.2 del actual Reglamento Penitenciario que dice textualmente "en el caso de mujeres penadas clasificadas en tercer grado, cuando se acredite que existe imposibilidad de desempeñar un trabajo remunerado en el exterior, pero conste, previo informe de los servicios sociales correspondientes, que va a desempeñar efectivamente las labores de trabajo doméstico en su domicilio familiar, se considerarán estas labores como trabajo exterior". 


                                        


Sí se llevan años buscando y luchando por la igualdad real entre géneros ¿Que pasa con los hombres? ¿No creéis que se debería cambiar el término "mujeres" por "personas"? 

La propia Audiencia de Madrid (Sección Quinta) entendió que esta medida se puede extender a todos los reclusos o reclusas que acrediten una situación similar y que no puedan aportar un contrato de trabajo en el exterior. Este juzgado consideró que el artículo en cuestión contiene "un prejuicio machista".  Este tribunal afirma textualmente y de manera muy acertada: es sumamente dificultoso extender ese precepto a los varones” y que, aunque cabría efectuar una aplicación por analogía, esta sería “forzada y no destruye el citado prejuicio machista que permanece en la norma”.


Al existir ya autos judiciales favorables a esta norma y al haberse creado ya jurisprudencia legal que lo regula, cualquier persona podrá acogerse a esta modalidad de vida en tercer grado. Ahora que tampoco estaría de más el que se revisaran algunas de las normas jurídicas para ser adaptadas a una realidad familiar y social cambiantes, con la ascendente progresión en el mercado de trabajo de la mujer actual, y por ende, de la mayor implicación, o al menos concienciación, de que las tareas domésticas deban ser compartidas.

Lo bueno, es que parece ser que el Consejo General del Poder Judicial ya ha caido en la cuenta y está planteando su cambio, porque a los efectos prácticos, y en la realidad social del siglo 21, este régimen de vida en semilibertad para el cuidado de hijos y del hogar, se está autorizando tanto a mujeres como a hombres indistintamente, en casos bastante obvios y acreditados. 




Otro ejemplo llamativo para mí de "discriminación positiva" será el artículo 17, del ya citado Reglamento Penitenciario, que trata acerca de internas con hijos menores: "la Dirección del establecimiento admitirá a los hijos menores de tres años que acompañen a sus madres en el momento del ingreso. Cuando estas soliciten mantenerlos en su compañía dentro de la prisión, deberá acreditarse debidamente la filiación y que dicha situación no entraña riesgo para los menores, poniendo en conocimiento del Ministerio Fiscal la decisión adoptada a los efectos oprtunos"... 

El artículo es bastante más extenso, y entre otras cuestiones, hará hincapié en la defensa prioritaria de los derechos del menor por encima de todo. Ciñéndonos a esto último y viendo como los diferentes tipos de familias tradicionales se han ido transformando y adaptando a la realidad social actual. La pregunta de rigor es...

              ¿Porqué no pueden acompañar estos menores a sus padres "varones"? 


                                                                                 Ahí lo dejo...  



Comentarios

  1. Hay una diferencia sustancial entre una madre y el padre. En Argentina, se tiene en cuenta que los primeros años de vida de un niño o niña es imprescindible que este con la madre ya que esta amamanta al bebé. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visto desde el punto de vista biológico y cultural llevarías toda la razón, ahora visto desde un punto de vista de absoluta igualdad jurídica, los hombres quedamos en este aspecto discriminados. Creo que podemos ser, no más, pero si igual de capaces a la hora de criar a nuestros hijos. Un saludo ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Admito críticas de todo tipo, no te cortes....

Entradas populares de este blog

funciones de los trabajadores sociales en prisión

Ante la avalancha de futuras/os Trabajadoras/es Sociales (alumn@s de la Escuela de Trabajo Social de Almería) que están contactando con nuestro Departamento para interesarse por las funciones que desempeñamos dentro del Centro Penitenciario voy a poner un breve resumen de las funciones que vendrán recogidas dentro de la Instrucción 15/2005 de la DGIP, que establece el Protocolo de Trabajo Social en Instituciones Penitenciarias. 


Ahí va un breve resumen:


Las FUNCIONESde los/as Trabajadores/as Sociales Penitenciarios son:
·Conocer la situación socio-familiar y laboral de cada usuario. ·Detectar carencias y necesidades sociales y personales y elaborar el diagnóstico social. ·Participar en la elaboración de los programas individuales de tratamiento, en los aspectos socio-familiares, así como en su evaluación.
·Ejecutar los procedimientos del Manual de las líneas básicas de actuación de Trabajo Social, tanto en el Departamento de Trabajo Social, como en los Servicios Sociales Penitenciarios, ll…

¿Qué es un CIS?

Siendo más práctico que teórico, hoy aprovecharé la ocasión para matar dos pájaros de un tiro y compartir con vosotros las líneas y principios generales de los CIS o Centros de Inserción Social, ya que estoy recibiendo un curso sobre este tipo de recursos que voy a tratar de resumir de forma muy breve y lo más amena posible.
¿Qué son los CIS? Son establecimientos penitenciarios donde se pueden cumplir penas privativas de libertad en régimen abierto, además de llevar el seguimiento de otro tipo de penas no privativas de libertad tales como el Trabajo en Beneficio de la Comunidad, las Penas de Localización Permanentente (o medida de arresto domiciliario) o las Suspensiones de Ejecución de la condena (suspendiendo la condena a cambio de realizar algún tipo de terapia o taller educativo). También se lleva el seguimiento y control de los liberados condicionales que se tengan asignados.

De esta manera se puede conseguir la mayor integración de nuestros usuarios que están en semilibertad, a…

El mito de la pastilla de jabón que siempre termina cayéndose...

Este post es el fruto de un vis a vis entre diferentes perspectivas sobre un mismo tema, la de una sexóloga y la mía.

 La cárcel es un medio dicotómico en cuanto a la sexualidad se refiere. Por un lado es un inmenso caldo de cultivo para las bajas pasiones, y sin embargo, el régimen penitenciario es el antilíbido más potente por sus lógicas reglas y normas que rigen la convivencia en el interior.
Y es que ojalá todos fuéramos Christian Grey y nuestro sexo no tuviera fronteras ni reglas, pero esto no sería tampoco natural, y menos en la prisión, en la que las relaciones sexuales son todo, menos espontáneas, ya que se solicitan con un mes de antelación en lo que se llama "vis a vis íntimo".

Si hablamos de tensión, también podemos referirnos a la propia tensión sexual no resuelta. La cárcel es un lugar lleno de seres humanos, de un sexo y del otro, de muchas y variopintas inclinaciones sexuales, parafilías, con represión, pero con mucha imaginación,..., y  cientos de oportunidades…

El discurso con un 98% de probabilidades de no ser leído..., aunque ¡quién sabe!

Buenas noches a todas y a todos ustedes.

El mismo día que mi compañera Carolina, trabajadora social y bloggera en las Cuatro Piedras Angulares, me sorprendiera desde Zaragoza vía twiter, de que había quedado finalista en el apartado solidario de los Premios 20 blogs del periódico 20 minutos, aparecía por televisión un demacradísimo exalcalde marbellí saliendo por las puertas de prisión para irse de permiso unos días. Me impresionó ver su pésimo estado de salud y las palabras que dirigió balbuceando a las cámaras: "en la cárcel hay que estar".

El mensaje me llegó, eso que yo estoy allí dentro trabajando día tras día, pero como bien hoy me ha dicho un interno del módulo 4: "Don José*, usted echa sus horas y se va a su casa, con su familia". Hay que hacer un ejercicio tremendo de empatía para hacernos una idea de lo que puede ser pasar un día tras otro sin poder disfrutar de lo más preciado que tenemos, nuestra familia y nuestra libertad.





La escritura de esta bitácor…